Prólogo

El hombre se llamaba Yamada Kenichi. Era un oficinista de treinta y cinco años y estaba soltero.

«¿Se ha acabado de verdad? ¿Después de sólo tres años de servicio?».

Murmuraba con desazón desde su estudio de 142 metros cuadrados. A pesar de ser un sábado de día, Kenichi estaba en casa. Tenía la mirada perdida en la pantalla de su ordenador, que en ese momento mostraba un paisaje de fantasía con «El fin» escrito en la esquina inferior derecha. Parecía ser un juego en línea, con numerosos personajes que se despedían con diferentes palabras y gestos.

«Hombre, eso era otro juego en modo fácil. Como, el más fácil de todos los modos fáciles. Probablemente es mejor que haya terminado. Me ahorra perder más tiempo y dinero en él».

A pesar de haber gastado gran parte de su sueldo y de las bonificaciones en cajas de botín y en la compra de objetos, Kenichi no se sentía tan triste por el final de juego. Después de todo, durante los tres años transcurridos desde su lanzamiento, había estado bastante insatisfecho con su historia simplista y su bajo nivel de dificultad. Lo único que le había hecho seguir jugando era la esperanza de que algún día recibiera una actualización que añadiera contenidos más atractivos.

Pero, por desgracia, la realidad era cruel. Tal vez se debiera al estancamiento del crecimiento de la base de jugadores. O tal vez fuera otra cosa. Sea como fuere, la empresa que prestaba servicios al juego había anunciado que lo cerraba.

«¿Hm? ¿Qué es esto, van a lanzar un nuevo juego?»

Cuando Kenichi abandonó el juego y comprobó el sitio web de la empresa, encontró un enlace a lo que parecía ser una página de presentación de un nuevo título que iban a lanzar. Hizo clic en él.

«Vamos a ve… ¿Eh?» Kenichi se quedó boquiabierto cuando leyó el texto que aparecía, que inducía a la desesperación.

-Tu personaje subirá de nivel incluso cuando estés desconectado.

-¡Reinicia tu clase cuando quieras!

-La IA se encargará de todas las batallas por ti.

-¡Únete ahora y recibe tres cajas de botín con un 100% de posibilidades de obtener objetos legendarios!

«Otro juego irremediablemente fácil. No, ni siquiera se trata de un juego en modo fácil; a estas alturas, solo es un juego AFK. Desde cuándo han caído tan bajo…» Kenichi se cubrió la cara con ambas manos y pensó en los títulos de la época dorada de los juegos.

Cuando descubrió su primer juego online, hace veinte años, subir de nivel era tan difícil que tardar un mes en subirlo se consideraba lo normal. Todavía recordaba la sensación de logro que sintió cuando por fin pudo ascender a su personaje a una clase avanzada después de machacarse durante seis meses enteros.

Cada vez que su personaje moría, dejaba caer todo su equipo y perdía el veinte por ciento de su experiencia acumulada. Los monstruos jefes tenían unas reservas de salud tan ridículas que para luchar contra ellos era necesario que los grupos de incursión de cincuenta jugadores dedicaran al menos una hora; algunos combates habían llegado a durar tres horas enteras.

Kenichi tenía teclados de repuesto porque los rompía de tanto machacar las teclas. Y a pesar de todo eso, el jefe sólo dejaba caer un único objeto, lo que significaba que los cincuenta jugadores tenían que luchar entre sí en un battle royale justo después de la incursión.

Precisamente porque el diseño del juego era tan poco razonable e implacable, los objetos y los niveles que Kenichi ganaba significaban algo para él. Había invertido decenas de miles de horas de pura pasión en este juego, pero había terminado el servicio hace más de diez años.

Desde entonces, Kenichi había probado múltiples juegos, siempre buscando revivir la emoción de entonces. Sin embargo, los tiempos han cambiado, y los jugadores de hoy en día ya no están interesados en juegos con un compromiso de tiempo intensivo. Como resultado, tanto las grandes compañías de juegos como las independientes se habían centrado en hacer los juegos lo más fáciles y accesibles posible. En ellos, subir de nivel era pan comido, y todo, desde las armas y el equipo hasta las habilidades, era fácil de obtener.

«Supongo que buscaré en otra parte, entonces».

Renunciando a esta empresa de juegos, Kenichi se conectó a Internet para buscar más desafíos. Escribió «game hell mode challenging» en el motor de búsqueda y pulsó Enter. Para su sorpresa, el primer resultado no era el sitio web de una compañía de juegos, ni siquiera el sitio de presentación de un juego.

«¡¿Qué…?! Veamos… <Estás invitado a un juego que nunca terminará>».

El texto en pantalla llamó definitivamente la atención de Kenichi con promesas de tanto contenido que ningún jugador podría lograr todo lo que el juego ofrecía. Su interés despertó, y Kenichi decidió darle una oportunudad al juego.

«Hmm, así que es un mundo de estilo medieval con espadas y magia. Bueno, supongo que no estaría de más probarlo. Espera, ¿qué es esto? ¿Creé mis preferencias en la propia página web?»

Resultó que, antes de descargar el juego, tenía que confirmar algunos ajustes en la ventana del navegador. Empezó a recorrer los campos.

«Primero, la dificultad. Hay un modo fácil en la parte inferior, luego normal, extra e infernal. No es que vaya a elegir el Fácil, por supuesto».

Aparentemente, los jugadores podían elegir el nivel de dificultad en el que querían jugar a este juego. Incluso había explicaciones para cada modo.

Modo fácil

-Ganar y subir de nivel las habilidades será 10 veces más rápido que en el Modo Normal.

-Tendrás la oportunidad de tirar por tres habilidades extra.

-Este modo es el mejor para los jugadores nuevos en el juego o para los que no les gusta subir de nivel.

Modo Normal

-Esta es la dificultad estándar.

-Tendrás la oportunidad de conseguir una habilidad extra.

-Este es el modo más popular y permite una cantidad limitada de desarrollo del personaje.

-Selecciona este modo si no estás seguro de cuál elegir.

Modo Extra

-Ganar y subir de nivel las habilidades te llevará 10 veces más tiempo que en el Modo Normal.

-A cambio, podrás desarrollar tu personaje más que en el Modo Normal.

-Tendrás la oportunidad de tirar por una Habilidad Normal.

-Este modo es el mejor para los jugadores familiarizados con el juego que encuentran el Modo Normal demasiado fácil para ser agradable.

Modo Infernal

Ganar y subir de nivel las habilidades te llevará 100 veces más tiempo que en el Modo Normal.

No hay límite para el desarrollo de tu personaje.

Las únicas habilidades con las que comienzas son las vinculadas a tu clase, no se te ofrecerá la oportunidad de girar la gacha obtener habilidades.

Puede que te arrepientas de haber elegido este modo, pero no habrá vuelta atrás. Sin embargo, si consigues superar esa desesperación, sin duda aprenderás un Principio del Mundo.

Este modo fue creado por los desarrolladores para divertirse. Por eso, cuanto mayor sea la dificultad, más difícil será obtener nuevas habilidades y subir de nivel. Por otro lado, mayor será el techo de crecimiento potencial.

«Modo Infernal obviamente», murmuró Kenichi sin dudarlo. «Lo siguiente es… la clase».

La siguiente pantalla era para la selección de clase. Los elementos básicos del MMO estaban presentes: Espadachín, Luchador, Ladrón, Mercader, Mago, Sabio, Señor de la Espada, Santa, Archimago. Cada clase también tenía un ajuste de dificultad, y se podían ver más detalles al hacer clic en cada opción.

«Hay muchas opciones. Parece que cuanto más abajo en la lista, más difícil es de dominar. Vaya, incluso hay clases de Héroe y Señor del Demonio».

Mientras Kenichi continuaba desplazándose hacia abajo, vio que las clases mostradas crecían en rareza y fuerza. Al mismo tiempo, también se les asignaban estrellas que indicaban lo difícil que sería llegar a dominarlas: Espadachín y Luchador tenían sólo una estrella, Señor de la Espada y Archimago tenían tres estrellas, Héroe y Señor del Demonio tenían cinco estrellas, y así sucesivamente.

«Espera, si tanto el Espadachín como el Señor de la Espada están disponibles, entonces sólo tiene sentido elegir el Señor de la Espada. ¿Qué sentido tiene dar esa opción?» A juzgar por el nombre, el Señor de la Espada es una versión superior del Espadachín, ¿no? ¿Por qué iba a elegir alguien a Espadachín, entonces?»

Kenichi decidió hacer clic en Espadachín sólo para ver qué pasaba. La pantalla procedió a mostrar las clases sociales disponibles.

«Hay Plebeyo, Barón y Conde. Incluso hay un rey. Bien, entonces la clase social de mi personaje se selecciona al azar entre estas opciones. ¿Es diferente para el Señor de la Espada?»

En la lista aparecían algunas de las clases sociales representadas en las novelas ligeras sobre otros mundos. Kenichi reconoció los términos casi de inmediato, ya que había leído algunas series en su día. Pulsó Atrás para volver a la pantalla de selección de clases y eligió esta vez Señor de la Espada.

«Sólo hay siervo, plebeyo y barón. Ya veo, así que cuanto más poderosa es la clase de trabajo, más baja es la clase social, lo que presumiblemente hará más difícil subir de nivel».

Sólo para estar seguro, Kenichi comprobó la clase Héroe. Efectivamente, la clase social estaba configurada como una tirada aleatoria entre sólo Siervo y Plebeyo. La posibilidad de obtener cada clase social se mostraba claramente, indicando que cuanto más poderosa era la clase elegida, más probable era que el personaje comenzara en una clase social inferior. Kenichi se dio cuenta rápidamente.

«¿Cuál debo elegir? Ya he probado a jugar como usuario de espada y mago en otros juegos. Podría ser divertido ser un sanador esta vez. Oh, espera, pero nunca he jugado como un Señor de los Demonios. Un Señor de los Demonios que empieza como siervo suena bastante interesante. Espera, ¿hay más?»

Todavía indeciso sobre cuál elegir, Kenichi estaba a punto de elegir la que creía que era la opción más baja de la lista, Señor de los Demonios, cuando se dio cuenta de que había una clase más posicionada incluso más abajo.

«¿Invocador? ¿Ser Invocador es aún más difícil que Señor Demonio?»

Al final de la lista de clases estaba Invocador, que estaba marcado con ocho estrellas. Cuando Kenichi hizo clic en ella, descubrió que la única clase social asociada era la de siervo.

«Invocador, eh. Nunca he jugado como uno antes. Sería genial poder invocar un dragón divino o algo así».

Como ávido jugador, Kenichi también había jugado, por supuesto, a juegos de consola. Ahora recordaba cierto juego de éxito nacional en el que había podido hacer invocaciones basadas en la mitología griega.

«Muy bien, invocador será. La clase social es Siervo. Y, por supuesto, el Modo Infierno para la dificultad. ¿Son todos los ajustes?»

Kenichi examinó cada rincón de la interfaz, esperando al menos una pantalla de selección de género a modo de personalización del personaje, pero no encontró nada. Sólo había un gran botón de «Iniciar el juego» en el centro de la pantalla. Sin otra opción, hizo clic en él.

«<La clase Invocador aún está en pruebas y no tiene usuarios activos. ¿Desea seguir adelante? Sí / No>»

«¿Eh? ¿Todavía está en pruebas? ¿Entonces por qué me dejaste elegirla? Hmm, pero parece que podría ser divertido también. De acuerdo, ¡lo probaré por ti!»

Sin más preámbulos, Kenichi pulsó «Sí». La luz se derramó de la pantalla, dejando su apartamento completamente desprovisto de habitantes.

Yamada Kenichi ya no estaba en este mundo.

También te puede interesar

Dark mode powered by Night Eye
0
Deja un comentario.x