Capítulo 3: La hermosa chica rubia de la puerta de al lado

Puse mi equipaje en mi habitación, me cambié de ropa y me dirigí a la habitación de Angie, que estaba al lado de la mía, a 5 segundos a pie.

¡Ding -!

Pulsé el interfono de la habitación de Angie.

Alguien que quería verme… no tengo ni idea de quién es esa persona. Además, Angie hablaba tantos idiomas como yo, así que era difícil pensar por qué era necesario un intérprete.

Con eso en mente, la puerta se abrió de golpe.

Por supuesto, salió Angie, con el aspecto de una mujer de unos 30 años.

Llevaba el pelo corto y dorado atado hacia atrás, y estaba vestida con una camiseta ajustada y unos pantalones militares, como un soldado.

«¡Hola Iori! ¡Ha pasado mucho tiempo!»

La cara de Angie se rompió en una sonrisa cuando me vio. Su fluidez en japonés era bastante impresionante.

«Cuánto tiempo sin verte, Angie. ¿Cuándo volviste a Japón?»

Mi expresión se relajó de forma natural al responder. Siempre me ha ayudado mucho, y solía jugar mucho con ella cuando era una niña.

Últimamente ha estado viajando mucho al extranjero, así que no he podido verla tan a menudo como me gustaría, pero siempre me ha hecho ilusión verla de vez en cuando. Quizá la considere como una madre para mí. En parte porque no me gusta mi propia madre.

«Es cerca del mediodía de ayer. Vuelvo a estar de viaje de negocios en tres días».

«Estás tan ocupada como siempre. ¿Por qué no te tomas un tiempo libre?»

«Estoy acostumbrada. Me conviene estar en movimiento».

Angie y yo mantuvimos la charla habitual. Fue entonces cuando me di cuenta de que estaba allí por un motivo.

«Por cierto, ¿he oído que había alguien que querías que conociera?»

Fue un poco forzado, pero iré directamente al grano.

He estado haciendo ejercicio bajo el sol abrasador durante las vacaciones de verano, por lo que no me importó el calor aquella vez, pero ahora que lo recuerdo, estaba bastante curioso e impaciente por saber quién quería conocerme.

Angie me dirigió una mirada que decía: «Sí, así es», y detuvo la conversación.

«I …»

Con una mirada extrañamente misteriosa, me contuve instintivamente y esperé su siguiente palabra.

«¡Tengo una hija!»

«Ahhhhh!!!!?»

¡No, no, no!

No es tan grave como esperaba, pero aún así era algo para sorprenderse… Estoy seguro de que llevaba tiempo queriendo tener hijos, ¡pero hay algo mal aquí!

Quiero decir, ¿no me llamaste porque tenías a alguien que querías que conociera?

Oh, ¿te referías al bebé en tu vientre?

¡Pero hasta donde yo sabía, Angie no tenía marido o novio!

¿Tal vez era el mío? (NT: ¿khé?)

Ella ha organizado un encuentro conmigo de esta manera. ¿No significa eso que su hijo también era mío? No, no, no, todavía se supone que soy virgen. (NT: Casi olvidas algo importante, imbécil-kun)

¡Cálmate!

En cualquier caso, tenía que… tenía que confirmar el padre. En ese momento estaba medio loco, ¡pero igual tenía que preguntar! ¡Aguanta, Iori! ¡Mantén la calma!

«Lo siento, estaba bastante sorprendido. Felicidades de nuevo. Por cierto, ¿con qué tipo de persona estás saliendo?»

Mi expresión seguía siendo extraña, pero conseguí hacer la pregunta.

Bueno, también la felicité, así que no se lo tomaría tan raro.

«¿Un novio? No, no tengo ninguno».

¿¡Qué!? ¿No tienes novio?

¿Tanto deseabas un bebé que te quedaste embarazada en tu propia imaginación, señora?

Realmente no sabía qué hacer…

En este punto, Angie probablemente sabía que me dolía la cabeza y también se dio cuenta de la razón de ello.

Pero era Angie de la que estábamos hablando. No se molestó en explicar, simplemente terminó la conversación sin dar más explicaciones.

«Sólo sube. Está dentro de la habitación y quiero que la conozcas».

Oh no, Angie parece haber perdido la cordura.

«Angie. No puedes confundir a una muñeca con tu hijo…»

«¡Sí, sí! ¡Es tan bonita como una muñeca! Iori, ¡te llevarás bien con ella enseguida!»

Entonces Angie me llevó a la habitación. Sin más preguntas, la seguí.

Es americana, pero siempre se quita los zapatos en casa. Una vez dijo que lo prefiere así porque es más limpio.

Acomodé mis zapatos en las cajas de zapatos disponibles para tal fin, y atravesé el pasillo hasta llegar al salón.

La planta espaciosa, los techos altos y el suelo de madera, más oscuro que el de Japón, eran casi idénticos a los de mi habitación. En la sala de estar no había peluches ni pósters que pudieran parecerse a su supuesta hija.

Si ese fuera el caso….

«Por aquí. He convertido una habitación no utilizada en su cuarto».

Angie me indicó entonces la puerta que conducía a otra habitación.

No pude evitarlo.

Hemos llegado hasta aquí, tenía que aceptarlo.

La cuestión era, ¿tenía que tratar a su muñeca como un ser humano y seguirle la corriente a Angie, o enfrentarme a la realidad?

Oh, Angie me estaba apurando para que me diera prisa.

¡Sí, hagamos eso!

Grité en mi mente y miré dentro a través de la puerta que Angie abrió.

Había una … muñeca de tamaño real que parecía una niña, con la cara enterrada en su regazo sobre la cama. Pantalones cortos de mezclilla y una camiseta gris de manga corta. Tenía unas piernas sanas y pálidas, audazmente expuestas.

Su pelo de color castaño reflejaba la luz y brillaba como si fuera transparente. Su cuerpo era como una hermosa ola que ondulaba suavemente desde el centro y se extendía hasta el pecho de su esbelto cuerpo.

Y cuando entramos, su cara era ….

Estaba seguro de que era la chica más hermosa que había visto en mi vida. No pude evitar pensarlo.

Parecía humana. No importa cómo se mire, parecía una chica realmente hermosa y no una muñeca.

¿Yo también estoy loco?

Ella puso su mano en mi hombro mientras yo estaba congelado por el shock, Angie habló.

«Es Christina Kournikova, de la misma edad que tú. Era tan guapa que me la llevé de Rusia».

¡Tehe! Eso fue lo que dijo Angie.

Ya veo, ya veo.

Sí. Yo también podría haber pensado en esa posibilidad…

«¡Si es una hija adoptiva, dilo antes!»

Realicé el mayor tsukkomi de mi vida frente a la chica más hermosa de mi vida.

(NT: Tsukkomi es una palabra japonesa con múltiples significados. Normalmente se refiere a las obras de comedia japonesas con dos personas llamadas Boke y Tsukkomi. Normalmente se refiere a una persona fría que hace algo muy tonto. En este contexto, Iori está señalando cómo él parecía muy tonto cuando pensó que Christina es sólo una hermosa muñeca Barbie cuando en realidad, es una persona real y un hijo adoptivo de Angie. En resumen, los japos son raros).

De hecho, era bastante bonita.

Para que te hagas una idea, piensa en la chica más hermosa que conozcas, ¡pues ella era doble de linda!

También te puede interesar

Dark mode powered by Night Eye
0
Deja un comentario.x