Capítulo 3: Después de clases, con la chica de mis sueños.

Oh, ¡Mierda!

Las clases de la tarde habían terminado y yo caminaba por el pasillo mientras me revolcaba de arrepentimiento..

El motivo era, por supuesto, el incidente de la hora del almuerzo.

Nunca había perdido los estribos de esa manera… Diablos, ni siquiera sabía que podía gritar tan fuerte…

Pero no pude evitarlo.

Cuando empecé a trabajar, me di cuenta de lo mucho que le había costado a mi madre mantener sola nuestra familia luego de la prematura muerte de mi padre.

Un niño que no había trabajado en su vida intentó robar el dinero que mi madre me había dado. Fue inevitable que perdiera los estribos.

No creo que vaya a hacer nada para vengarse de mí porque no soy alguien digno de mención. Pero, es que no quiero que se difundan rumores… Bueno, ya lo pasado, pasado, dejemos de darle vueltas al asunto.

En cualquier caso, dejar que se lleve mi cartera no era una opción que pudiera aceptar. 

Muy bien, es hora de cambiar de humor. Por ahora, ¡tengo que concentrarme en el trabajo del comité de la biblioteca con Shijouin-san!

Decidí hacerlo, y abrí la puerta de la biblioteca…

Allí estaba Shijouin-san de pie en la ventana, mirando el paisaje de después de clases.

Una suave brisa hacía ondear el largo pelo negro de la chica.

Su cara bien arreglada, su pelo brillante, su comportamiento tranquilo… Mirándola así, me di cuenta una vez más de que era simplemente hermosa..

Qué escena tan nostálgica…

Mi precioso recuerdo. Este lugar, la biblioteca, fue el lugar donde la conocí por primea vez. Una vez más, estaba de pie en este lugar. El lugar que pensé que nunca más podría visitar.

«¡Oh, Niihama-kun! ¡Buen trabajo!»

«Ah, buen trabajo, Shijouin-san. Lo siento, ¿Te he hecho esperar?»

«¡No, acabo de llegar!»

Me sentí ligeramente feliz ante ese intercambio de palabras. ¿Cómo decirlo? Me sentí como si hubiéramos quedado en una cita.

Bueno, no es que supiera mucho de eso, ya que en mi vida anterior nunca me había tenido una cita…

«Bien, ¡Comencemos! A ver, primero hay que organizar los libros, ¿No?».

«Sí, ¡Han llegado algunos libros nuevos y los estoy acomodando!»

Con la voz de Shijouin-san como señal, empezamos a trabajar.

En mi vida anterior, no tenía el valor de hablar abiertamente con una chica hermosa como ella, pero ahora que he ganado una fuerza mental incomparable, podía intercambiar palabras sin problemas con ella. Me sentí feliz por ello.

* * *

«Hay gente que todavía no ha devuelto los libros, a pesar de que ya están muy atrasados…»

«Este tipo y aquel otro… Son recurrentes…»

Mientras trabajaba, poco a poco recordé que el comité de la biblioteca tiene mucho trabajo que hacer, como acomodar los libros nuevos, organizar las pilas de libros y registrar las cosas en los diarios.

Lo que ella estaba haciendo en ese momento, era ocuparse de la gente que no devolvía los libros prestados a tiempo.

«¿Qué debemos hacer? …No importa cuántas veces me haya puesto en contacto con ellos sobre el plazo, sus respuestas han sido muy poco cooperativas…»

«Aunque me preguntes eso… Bien, ¿Qué tal esto? Usemos el sistema voceo y llamemos sus nombres durante la hora de la comida y digamos que devuelvan los libros correctamente.»

«¿E-ehh? Se enfadarán si haces eso, ¿Sabes?»

«Bueno, en primer lugar, les advertimos de ello. ‘Si no devuelves los libros que tienes prestados antes del final de la semana, te vamos a llamar con el sistema de voceo. Algo así. Si después de eso siguen sin hacer caso, les llamamos de verdad».

Algunos de mis compañeros de trabajo tenían la costumbre de ignorar los plazos que habíamos acordado. 

Esos tipos también tuvieron los huevos de ignorarme cuando se los mencioné.

En un momento dado, decidí no dejarlos escapar fácilmente. Después de todo, no quería que el jefe se enfadara conmigo.

Así que envié un correo electrónico a esos chicos y, “sin querer”, envié al jefe y a algunos otros el mismo correo que decía: «X-san, el plazo para el trabajo que te he asignado ya ha pasado. ¿Hay algún problema?».

Y eso funcionó. Esos chicos se pusieron inmediatamente a trabajar para entregar lo más rápido posible sus reportes. 

Después de todo, no querían que su jefe los tratara como alguien que no podía cumplir su palabra.

«Bueno, si se da el caso, yo me encargaré de los insultos, y si hay problemas, me encargaré de ellos. Hay muchos estudiantes que están esperando por leer esos nuevos libros populares, así que no puedo dejar que intenten apropiárselos y no los devuelvan.»

«…»

Shijouin-san se quedó callada. ¿Qué estaba pasando?

Oh, ¡Mierda! ¡Estaba usando mi mentalidad de hombre de negocios otra vez! ¿No era esta idea demasiado extrema para ser aplicada a estudiantes de secundaria? ¿La hice sentir incómoda?

«…Sí, tú realmente has cambiado Niihama-kun. Tu proceso de pensamiento… Tus palabras… Tienen cierto peso…»

«¿En serio?…»

En lugar de sorprenderse por mi repentino cambio, parecía que estaba asombrada por ello. En cualquier caso, yo era mentalmente catorce años mayor.

«Sí, pero… ¡Niihama-kun sigue siendo Niihama-kun después de todo!»

«¿Eh?…»

Parpadeé, tratando de entender qué quería decir con eso, pero ella ignoró mi confusión mientras una brillante sonrisa aparecía en su rostro.

«Niihama-kun ha sido quién ha estado disculpándose con los estudiantes que se decepcionaron al ver que sus libros favoritos estaban fuera de servicio».

Se refería a la época en la que era un nerd sombrío.

«Actúas como si fueras más maduro, pero tu lado amable sigue aquí. Sigues organizando todo para que todos los que vengan puedan navegar fácilmente por la biblioteca… Sigues intentando limpiar los libros sucios…»

«…Shijouin-san…»

Me sorprendieron sus palabras y al mismo tiempo, sentí que mi corazón latía con fuerza.

Ella realmente me prestaba mucha atención, a pesar de que yo sólo era un tipo sombrío…

«Además, ¡Es increíble cómo cambiando tu peinado, pareces una persona totalmente diferente!, ¡Quiero probarlo yo mismo ahora!»

«¿Eh? Shijouin-san, no hay nada malo con tu peinado…»

Esta chica dijo que quería un cambio de imagen mientras ponía una cara seria como esa. Se veía bastante bonita, ¿Qué quería cambiar exactamente?

«Bueno, verás… ¡Mis padres siempre me han tratado como a una niña! ¡Mi padre es tan sobreprotector! Quiero parecer más madura».

Me reí ante su respuesta. 

Su anhelo de ser adulta me sonó muy divertido, ya que sabía que lo decía en serio. 

Sin embargo, para mí, alguien que había experimentado la edad adulta hasta el punto de sentirme harto de ella, no podía evitar desear que nuestro tiempo como niños durara lo más posible. 

«Juu… Niihama-kun, ¿Por qué te ríes así de mí? ¿Te estás burlando de mí?»

«Jajaja… N-no, no lo hago, lo juro…»

Le sonreí a Shijouin-san, quien infló sus mejillas.  

Shijouin-san se puso a hacer su trabajo, y yo, un esclavo de la empresa que podía romper mis límites cuando se trataba de trabajar, me uní a ella y terminamos haciendo más trabajo del necesario.

Hacía un día que había muerto de cansancio, pero el trabajo que estaba haciendo era muy diferente al que hacía en la compañía explotadora. Sentí alegría y mientras hacía mi trabajo, el tiempo pasó volando.

* * *

«Uf, el tiempo pasó rápido…»

Después de devolver la llave de la biblioteca a la sala de personal, caminé solo por el pasillo, que estaba pintado de naranja, gracias al sol del atardecer. Antes de separarnos, Shijoin-san me dijo: «¡Buen trabajo! Hasta luego». A estas alturas, probablemente ya había salido del edificio de la escuela.

«Mi segunda juventud… Mi segunda vida en el bachillerato…»

Hoy había sido un día sorprendentemente ocupado para mí. Pero después de que las cosas se calmaron así, empecé a apreciar el milagro que se me concedió.

Aún así, ¿No es Shijouin-san una chica tan agradable? Cuanto más hablaba con ella, más se aceleraba mi corazón…

Hoy fue la primera vez que pude hablar con ella apropiadamente. Su sonrisa inocente era la misma de siempre, era muy linda. La diferencia entre su belleza y su inocencia infantil era un poco increíble.

Espero poder seguir conociéndola mejor.

Si ella llegara a pensar en mí como un amigo, no podría ser más feliz.

«¿Eh…?»

De repente, sentí una indescriptible sensación de incomodidad en mis pensamientos.

Sentí algo fuera de lugar…

Pero no sabía lo que era, y eso me hizo sentir confuso.

En serio, ¿Qué estaba pasando?

«¿Me quieres ver la cara de estúpida? ¡¿Eh?!»

¿Qué es eso? …¿La voz de una chica? …Viene de ese pasillo…

Mis pensamientos fueron interrumpidos por un grito inesperado.

Alguien estaba siendo rodeada… ¿Eh, Shijouin-san?…

Me asomé a la esquina del pasillo. Allí encontré a Shijouin-san siendo rodeada por tres chicas.

«U-Um… Lo siento… Creo que no entiendo de qué están hablando…»

«¡Ja! ¡Por supuesto que dirías algo así! Después de todo, has estado viviendo como una perra desde hace mucho tiempo, ¿No es así?»

Esas son… ¿Hanayama y sus amigas? …Esas zorras que siempre se jactaban de la cantidad de dinero que le sacaban a los hombres mayores…

Hanayama era una chica de otra clase. Me dejó una gran impresión hasta el punto de que recuerdo su nombre. Era la típica chica cuyos pensamientos giraban en torno a los hombres y al dinero. 

Odian a las chicas que son más bonitas y populares que ellas… Por eso se ponen así de pesadas con Shijouin-san.

Ella tuvo mala suerte. Esas zorras probablemente la vieron pasar mientras habllaban dentro de su salón clase y decidieron intimidarla.

«E-Eso… ¡Lo siento! Realmente no estoy entendiendo, ¿Qué quieres decir con ‘dejarse llevar’, si se puede saber?»

«¿Ves? ¡A esto me refiero! ¡Ja! ¿Es necesario que te lo explique? ¿El hecho de que te hayas comportado como una perra en celo y sigas vendiendo tu cuerpo todos los días? Me has hecho enojar seriamente».

«¡Cierto, cierto! ¡Michiko tiene razón! En serio, ¡Eres una molestia!»

«Dejarse llevar» era unas palabras convenientes para los matones. 

Era una frase que daba a la víctima de la intimidación la impresión de que había algo malo en su comportamiento, aunque no eran más que palabras vacías escupidas al azar por los bravucones.

«¡A partir de mañana, deja de actuar como una perra! Córtate el pelo y deja de maquillarte. Aléjate de los hombres, ¡No es difícil!»

«¿Eh? Pero si yo no me maquillo…»

» …¡Esta perra!…»

Probablemente se sentía ofendida porque tenía que aplicarse un grueso maquillaje para verse bien. Después de escuchar ese comentario de Shijouin-san, inmediatamente llevó sus manos al cuello de ella. 

«Hey, aléjate de ella».

Por supuesto que no podía dejar que eso sucediera. Salí de mi escondite, la llamé y me puse delante de Shijouin-san para protegerla. 

«¡Niihama-kun!…»

«¿Ja? ¡Mira quién ha venido, el compañero de clase de esta zorra, el nerd sombrío!, ¡Apártate de mi camino!»

Como formaba parte del escalafón superior de la casta escolar, Hanayama me gritó en cuanto me vio.

Este tipo de mujeres son del tipo que más detesto tratar…

He visto muchas mujeres arrogantes como ésta. Presionaban a los hombres para que hicieran su trabajo y, de alguna manera, seguían recibiendo un trato especial de sus jefes con sólo mover el culo.

Y como vivían bajo la lógica de «¡Como soy hermosa, me merezco un trato especial!» no podían tolerar la existencia de mujeres más hermosas que ellas y rápidamente recurrían a intimidar a la gente para sentirse mejor.

Uf… Incluso con mi experiencia como adulto, tratar con este tipo de perras es duro… Incluso si intento razonar con ellas, sacarán la carta de la víctima y pondrán a todo el mundo en tu contra…

«¿Acabas de intentar agarrar el cuello de Shijouin-san? Aléjate de ella».

«¿Qué te importa? ¡Suéltame! ¿Qué te pasa? ¿Has leído demasiados mangas asquerosos como para pensar que si proteges a esta zorra puedes salir con ella? ¡Eres tan estúpido!»

En serio, es tan asquerosa.

Oh, bueno, yo sabía qué hacer en una situación así. Además, yo venía del futuro, sabía cómo manejarla. 

«Ah, claro, Hanayama-san, ¿Has estado últimamente en el centro de la ciudad, al norte de la estación? Verás, te he visto hablando con algunos hombres de negocios frente al hotel de la 5ª Avenida…»

«…¡¿Eh?!»

La cara de Hanayama palideció rápidamente de asombro.

“Es verdad, ¿No? Estabas allí para chantajear a esos ancianos, ¿No es así? ¿Fingiendo pedirles ayuda, grabando sus conversaciones, sacando fotos y, finalmente, consiguiendo dinero por su silencio? Por supuesto, eso es algo muy peligroso. Después de todo, si la escuela se enteraba, te expulsarían inmediatamente”.

«¡Tú! …¿Por qué tú?…»

«Tuve la oportunidad de averiguar un poco al respecto de Hanayama-san».

Estaba, por supuesto, hablando del futuro.

Durante su tercer año de bachillerato, fue expulsada por chantajear a otra chica, incluso llegó a las noticias. 

La escuela estaba en un gran alboroto en ese momento hasta el punto de que incluso yo sabía todos los detalles sobre su situación. 

«En realidad no me importa, pero si no cooperas, no tengo otra opción, ¿Entiendes? Ojo por ojo, ¿No?»

«¡Maldita sea! …¡Ni siquiera te atrevas a difundirlo! Si lo haces, ¡Le diré a mi novio que te mate!»

Después de decir eso, Hanayama se dio la vuelta rápidamente y se fue.

«¿Eh? ¿Qué pasa, Michiko?»

«¡Mierda, déjame en paz!»

Mientras Hanayama escupía una maldición, sus compinches, que no entendían de qué estaba hablando, la miraron y la siguieron.

Bueno, aunque me quede callado, te expulsarán el año que viene de todos modos…

Sabiendo que cuando llegara ese futuro, Hanayama estaría tan desesperada como si la hubieran condenado a muerte, sonreí a la espalda de la perra ignorante que huía.

* * *

Estoy cansado… Tratar con ese tipo de personas es agotador… Aun así, es fácil aferrarse a su debilidad. Para ellos, mantener las apariencias es lo más importante, así que no se arriesgarían a cosas que pudieran ensuciar su reputación…

Hubo un tiempo en el que una compañera de trabajo me imponía todos sus trabajos. Cada vez que me quejaba de ello, ella gritaba algo así como: «¡Niihama me obliga a trabajar!», o «¡Niihama me acosa sexualmente!».

Un día, se tomó una licencia con la excusa de «mi madre está enferma», pero en realidad se la pasó de vacaciones. Lo descubrí a través de las redes sociales. Cuando se lo mencioné, inmediatamente comenzó a sudar frio y dejó de meterse conmigo desde entonces.

«U-um… Gracias por tu ayuda, Niihama-kun…»

Shijouin-san, que había estado observando sin hacer ruido, me dio las gracias amablemente. 

«Ah, ni lo menciones, no hice mucho. De todos modos, me sorprendió escuchar gritos dentro del edificio, pensé que todo el mundo había vuelto a casa ya, así que decidí venir aquí para comprobarlo… Bueno, en cualquier caso, me alegro de que todo haya salido bien…»

«Siento las molestias… Me alegro de que me hayas ayudado… Gracias…»

La cara de Shijouin-san estaba muy pálida.

Cierto, ella tenía que lidiar con esa gente irracional.

«…Shijouin-san, ¿Alguien vendrá por ti en auto?»

«¿Qué? No. Mi padre siempre quería mandar un coche para llevarme y traerme a clases, pero yo quería ir y venir de la misma manera que los demás, así que siempre he caminado.»

«Ya veo… Ahora es muy tarde, así que… te llevaré a casa».

Intenté actuar con despreocupación, pero estaba tan nervioso que sudaba a mares.

Gracias a mi tiempo como empleado de la empresa, ahora tengo una mentalidad mucho más fuerte que la que tenía como estudiante de secundaria en mi vida anterior… Aunque todavía era virgen…

De todos modos, incluso para mí, se necesitaba mucha fuerza mental y coraje para decir «Te acompaño a casa», como un protagonista de manga a una chica, especialmente a Shijouin-san.

Pero quería hacerlo.

Como hombre que se había tomado la libertad de situarla como la joya de su juventud y la admiraba, era inaceptable dejarla caminar sola a casa a una hora tan tarde cuando se veía tan pálida.

«¿Estás seguro? Si no es mucha molestia para ti, sí, ¡Me encantaría!»

Mi miedo a ser rechazado se disipó con la floreciente sonrisa de Shijouin-san…

Me sentí feliz por esto, pero no podía creer que ella mostrara este tipo de sonrisa a un nerd sombrío como yo. En serio, ¿Esta chica era un ángel o algo así? No pude evitar preocuparme por su futuro…

Bueno, de todos modos… Así fue como Shijouin-san y yo dejamos la escuela juntos.

* * *

«¡Bladers es realmente lo mejor de lo mejor! Al final de la primera temporada, cuando el MC dijo ‘¡Cambiaría el mundo para protegerlos!’ y decidió elegir a Darkslave, se me salieron las lágrimas».

«Esa parte puede hacerte llorar de verdad, ¡Sí! Y luego, justo cuando crees que todo ha terminado, ¡Está ese giro de trama al final! Fue lo mejor de lo mejor!…»

«¡Sí, sí! Estoy de acuerdo!»

Caminé por la ciudad junto a una hermosa chica.

Cuando era esclavo de la empresa, tenía que hacer viajes de negocios e ir a fiestas de copas y encontrarme con ese tipo de situaciones.

Sin embargo, como no tenía ninguna habilidad para tratar con el sexo opuesto, causaba una mala impresión con mi perezosa y mala habilidad de comunicación. En lugar de llevarse bien con ellos, pensaban que yo era poco interesante y poco confiable, lo que dificultaba nuestra cooperación en el trabajo.

Así que ideé un plan.

Me sentía más relajado cuando hablaba de mis cosas favoritas, como los videojuegos o las novelas.

Eso debería ocurrir con todos los demás, así que debería dejarlos hablar de sus cosas favoritas, ese era mi plan.

Y eso se convirtió en un gran éxito. Tanto si se trata de una mujer como de un jefe, siempre que los dejaba hablar de sus cosas favoritas, como su mascota o el equipo de béisbol del que son seguidores, solían estar de buen humor. No necesitaba ser bueno hablando, sólo necesitaba asentir con la cabeza de vez en cuando…

«Además, cuando el MC hizo eso…»

Shijouin-san parece estar pasándola bien.

Parecía que había estado buscando a alguien con quien hablar de sus escenas favoritas de las novelas. No sabía mucho sobre sus amigos, pero basándome en su comportamiento, podía adivinar que no se sentía cómoda hablando de su peculiar afición con ellos…

«Eso estuvo bien. Parece que te sientes mejor».

«Ah, sí, me siento mejor ahora que por fin he podido hablar de algo que me gusta».

Eso es bueno. Debería intentar apartar su mente del anterior intento de intimidación y relajarse. No iba a dejar que cargara con eso en su mente y le provocara un colapso mental como en su vida anterior.

«No es la primera vez que experimento algo así… Pero aún no me acostumbro…»

«Ya veo… ¿Cuántas veces ha pasado algo así?»

«Desde aproximadamente el primer grado. Algunas chicas siempre me han dicho que soy una molestia.. Que me estoy dejando llevar…»

Primer grado… Deberían tener al rededor de seis años, y sin embargo hacían este tipo de cosas… 

En serio… 

«Sinceramente, no sé qué quieren de mí… Pero puedo decir que me odian… Tengo miedo… Pero, me alegro de que hayas estado ahí para mí, Niihama-kun…»

Shijouin-san me miró. Su cara, cargada de una ligera ansiedad, parecía la de un cachorro deprimido y era muy bonita. Casi me pierdo por la ternura, pero conseguí mantener la compostura.

Ya veo, no entiende por qué se metió en esa situación… Tiene sentido ya que es bastante inocente…

«De acuerdo… Creo que Shijouin-san debería saber qué hace que gente como Hanayama actúe así…»

«¿Eh? ¿Sabes la razón, Niihama-kun? Entonces, ¡Dímela por favor! Si estoy haciendo algo mal, ¡Quiero saberlo para poder arreglarlo!»

Dijo Shijouin-san, con los ojos llenos de esperanza.

«De acuerdo. La razón es realmente simple. Es porque Shijouin-san es hermosa y amable».

«¿Eh?…»

«Están celosas de ti, ¿Entiendes? No todo el mundo es tan hermoso y amable como Shijouin-san, así que no pueden evitar sentir celos hacia ti.»

«¡N-no! ¿De qué estás hablando? Yo no…»

«Hablo en serio. No importa si es díficil de creer para ti, a los ojos de otras personas, eres hermosa. Tienes que ser consciente de ello, ¿De acuerdo?»

Decidí que no tenía sentido darle vueltas al asunto, así que le dije la verdad. 

Tenía que hacerla consciente de su situación. De este modo, la excesivamente seria Shijouin-san no tendría que sufrir más las dudas sobre sí misma.

«De todos modos, nada de esto es culpa tuya, Shijouin-san. Muy bien, hagamos esto, repite después de mí, ‘No es mi culpa'».

«No es mi culpa… ¿P-pero estás seguro de esto, Niihama-kun? ¿Tal vez hay algo que hice que los hizo sentir incómodos?»

«No, no lo hay. Necesitas cambiar esa perspectiva, Shijouin-san. Ahora, diez veces más, ‘No es mi culpa'».

«¿Por qué estás tan seguro?…»

Shijouin-san parecía confundida, pero debido a su naturaleza seria, comenzó a recitar ‘No es mi culpa’.

Aun así, esto era necesario. 

La razón por le insistí tanto desde hace un rato era porque estaba desesperado. Tenía que hacer desaparecer su tendencia a culparse a sí misma. 

Siempre son los más serios los que acaban en empresas explotadoras. Incluso cuando se ven obligados a hacer una cantidad de trabajo inmensa y la gente que los rodea los presiona sin motivo, seguirán culpándose por ello. Al final, se deprimirán cada vez más con el paso del tiempo y acabarán trabajando en exceso… en ocasiones hasta morir.

Y esa fue probablemente la razón por la que Shijouin-san hizo eso en mi vida anterior.

No comprendió que el motivo por el que se metían con ella eran los celos, así que se culpó de todo hasta llegar al punto de… suicidarse.

Para evitar que eso ocurra en el futuro, tengo que cambiar su mentalidad.

«…’No es mi culpa’, ‘No es mi culpa’, ‘No es mi culpa’… ¡Ya está, lo hice!»

«Bien. En el futuro, no dejes que las zorras como Hanayama se metan contigo. Su orgullo es demasiado alto para decir cosas como ‘Te odio porque eres más hermosa que yo’, así que utilizan palabras para que te sientas mal como ‘Últimamente te dejas llevar’.

«¿De verdad?»

«Sí. Al final todo son celos, lo hicieron para sentirse mejor, por eso- ¿Eh, qué pasa?»

Por alguna razón, Shijouin-san estaba mirando mi cara con una mirada extraña.

«Nada… La cara de Niihama-kun parecía tan seria… Te lo agradezco, pero me pregunto por qué te esfuerzas tanto en ayudarme así…»

«E-es que no quiero ver tu cara de preocupación, Shijouin-san…»

«¿Eh?…»

Recordé que en mi vida anterior, Shijouin-san se quitó la vida, y me juré a mí mismo que no dejaría que sucediera de nuevo. 

Pero decir ese tipo de frase aún me parecía vergonzoso. Ni siquiera me di cuenta de que la chica que estaba a mi lado me miraba con los ojos muy abiertos.

«B-bueno… Niihama-kun…»

«¿Sí?»

«Dijiste antes que los demás están celosos de mí por mi aspecto… no parece que lo dijeras sólo para consolarme… ¿Acaso estás…?»

«Sí, por supuesto. Cuando te vi por primera vez, Shijouin-san, me sorprendió lo hermosa que eres.»

«!!»

Las palabras que acababa de decir podían sonar cursis, pero era un sentimiento sincero.

Cuando Shijouin-san escuchó eso, por alguna razón, sus mejillas se sonrojaron de vergüenza y se quedó callada mientras escondía su cara. 

Su respuesta fue natural. Es decir, alguien le acaba de decir con una cara seria que es hermosa directamente en su cara. Sin embargo, en ese momento, no me di cuenta, así que sólo ladeé la cabeza confundido por su comportamiento.

* * *

Como era de esperar, su casa es enorme…

La dejé frente a su hogar. Al ver su casa, que parecía más una mansión que otra cosa, sentí la diferencia entre nuestra jerarquía social.

Mira su jardín… Tiene una fuente… Hay estatuas y parterres… Mantenerlos debe ser caro… 

«Niihama-kun, muchas gracias. También te has desviado para acompañarme a casa…»

«No, está bien. De todos modos, disfruté de nuestra pequeña charla».

Shijouin-san hizo una profunda reverencia, pero lo único que hice por ella fue ahuyentar a un grupo de chicas ruidosas y acompañarla a casa. Lo hice porque quise. Ella no necesitaba mostrarme tanto aprecio…

«No, aprecio todo lo que hiciste. De hecho, si caminara sola, tal vez me sentiría más triste… ¡Pero gracias a ti, ahora me siento feliz!»

No pude evitar sonreírle. Ella puso una gran sonrisa en su rostro mientras colocaba su mano en el pecho. 

Esa expresión realmente le favorece. 

Pero debido a su naturaleza gentil, siempre habrá gente que intente dañarla.

Gente como Hanayama, gente que haría algo así sin sentir ningún remordimiento. 

Esas personas justificarían sus acciones diciendo palabras convenientes como «Te estás dejando llevar», o «Eres una molestia», aunque su objetivo real fuera otro. 

«…Um, si no te molesta…»

Antes de que pudiera pensar en otra cosa, abrí la boca.

«Si lo estás pasando mal como hoy, puedes contármelo. Haré lo que pueda para ayudarte y al menos estaré ahí para escuchar tus preocupaciones…»

«¿Eh?…»

No estaba tratando de ser genial, sólo estaba preocupado por ella. Sin embargo, me di cuenta de que no debería haber dicho algo así en este tipo de situación.

Oh, mierda… ¡Estaba tan nervioso que dije algo que no debería haber dicho! …Se supone que es la primera vez que hablo con ella como es debido, ¡Esa es el tipo de frase que sólo le diría a mis amigos íntimos!

Pero lo dije en serio. Después de todo, quería ayudarla tanto como pudiera. 

«¡Bueno! ¡Me voy a casa! Hasta luego, Shijouin-san!»

Me alejé para ocultar mi vergüenza. 

«¡Um, Niihama-kun!»

Escuché la voz de Shijouin desde detrás de mí.

«U-Um… Lo diré de nuevo, ¡Muchas gracias! Hasta luego!»

«¡Sí! Hasta luego!»

Shijouin me despidió en voz alta y yo le respondí también en voz alta. 

De todos modos, nuestro tiempo juntos había terminado, así que me dirigí a mi casa. 

* * *

¿Qué puedo decir? …Hoy han pasado muchas cosas…

Pensé en eso mientras caminaba por la calle envuelto en la oscuridad de la noche.

El primer día de mi salto temporal fue agitado, estuvo lleno de muchos problemas y encuentros inesperados. 

Comparado con mi vida anterior, hoy se sentía especialmente agitado… 

El entorno no ha cambiado, pero soy yo el que ha cambiado mucho…

Me sorprendió ver un cambio tan grande en mi vida diaria. Aunque lo único que cambió fue mi mentalidad, experiencias, recuerdos y demás. 

Y la diferencia más llamativa fue el hecho de poder hablar correctamente con la chica que siempre soñé.

No esperaba que pudiera hablar tanto con ella el primer día…

Mi mente vagó por las diversas expresiones que Shijouin-san me mostró en el transcurso del día. 

Lo que más me impresionó fue su sonrisa. 

Quería hacer todo lo posible para asegurarme de que pudiera seguir sonriendo en el futuro. 

En cuanto a cómo lo haría… Supongo que aconsejarla cada vez que se encuentre con algún problema es el camino a seguir…

Era simple pero efectivo.

No necesitaba hacerla lo suficientemente fuerte como para resolver todo por sí misma. Sólo necesitaba hacerla lo suficientemente fuerte para que no cayera en la depresión fácilmente. 

Y para hacer eso, necesito estar en una posición en la que pueda hablar con ella regularmente…

Hoy, los dos hemos hablado mucho hasta el punto de que alguien podría haber malinterpretado nuestra relación como amigos íntimos. Tristemente ese no fue el caso…

Shijouin-san no era consciente de que era una chica hermosa. Ella hablaba abiertamente con los chicos como si fuera algo normal. Era su infantilismo lo que la hacía actuar así, no porque prestara especial atención a los chicos con los que hablaba. 

Aun así, hoy he establecido una conexión adecuada con ella. Intentaré estar más cerca de ella en el futuro, siempre que no le moleste mi presencia. Los chicos podrían ponerse celosos, pero no me importa.

En el momento en que decidí eso, sentí que algo subía desde lo más profundo de mi pecho. 

¿Eh?

Me hizo sentir con energía, sentí que podía elevarme al cielo. 

¿Qué es esto? …¿Por qué me estoy emocionando tanto?

Me sentía confundido. No entendía lo que me estaba pasando. 

Sin embargo, mi cuerpo se sentía ligero y mi corazón se sentía con entusiasmo. 

Seguramente, era natural que me emocionara por esto, después de todo tenía la oportunidad de acercarme a mi ídolo, Shijouin-san. Pero, me estaba emocionando demasiado.

Y mientras pensaba en eso, otro pensamiento entró en mi mente. 

Mi muerte. 

Recordé el último pensamiento que tuve justo antes de morir. Todavía no podía entender de qué se trataba, pero por alguna razón, me dio una sensación extraña.

¿Por qué me viene eso a la mente… Más bien, de qué se trataba? …¿Qué estoy olvidando?

Recordé que era algo que podía hacer, pero decidí no hacerlo y me hizo arrepentirme por el resto de mi vida.  

¿Qué demonios era? 

Cielos, ahora estoy molesto… Ah… Ya estoy en casa…

Antes de darme cuenta, ya estaba frente a mi casa. 

Debería haber caminado una buena distancia, pero este cuerpo más joven mío era fuerte y saludable comparado con mi cuerpo de treinta años. Ni siquiera me sentía cansado. 

Sí, es mi casa… No es la casa de mis «padres» sino «mi casa»…

No tuve tiempo de mirar la casa de cerca esta mañana porque mi madre me echó, pero ahora que pude mirarla, un sentimiento nostálgico surgió desde lo más profundo de mi corazón. 

Esta era la única casa a la que podía llamar realmente «hogar». Mi apartamento era simplemente un lugar para dormir para mí. 

Estoy en casa…

Después de un rato, entré por la puerta principal. Ésta era la casa en la que había vivido desde que nací. Al final fue demolida porque nuestra familia se arruinó en mi vida anterior. El sonido chirriante de la puerta, los arañazos en la pared, la sensación de pisar el suelo de madera… Lo echaba todo de menos… 

Esta es mi casa… La casa de nuestra familia…

Entré con una sensación de pesadez en el pecho. Fue en ese momento cuando me di cuenta de que las luces de la sala estaban encendidas. Eso era extraño. Se suponía que mamá no debía estar en casa a esta hora.

«¿Tu? …Kanako…»

Delante de mí, había una chica pequeña con una cola de caballo que llevaba un uniforme de secundaria. 

Niihama Kanako. Era mi hermana menor. Como se suponía que yo tenía dieciséis años, ella debería tener catorce, ya que era dos años menor que yo. 

Tenía un aspecto muy bonito y era muy popular entre los chicos de la escuela. Además, siempre había sido una persona alegre y tenía muchos amigos, todo lo contrario a mi. 

«…Llegas tarde, hermano…»

Kanako hablaba alegremente con mi madre, pero a mí me trataba con bastante dureza. 

Antes nos llevábamos bien y jugábamos mucho juntos, pero antes de darme cuenta, nuestra relación se torció. 

No nos ignorábamos ni nada por el estilo. Simplemente, a medida que crecíamos, nos hablábamos cada vez menos, dejábamos de jugar juntos o de ver la televisión juntos. En algún momento, sólo me hablaba cuando era necesario y siempre que lo hacía, su tono era de negocios. 

En mi vida anterior, nuestra relación no mejoró. Más bien empeoró con el tiempo y acabó por romperse. Después del funeral de mi madre, ella y yo nos convertimos en completos extraños. 

«Ah… Siento haber vuelto tarde… Estoy en casa, Kanako…»

«¿Eh? Bienvenido de nuevo…»

Ella parecía confundida, pero era una reacción normal. Esto fue alrededor del tiempo en que nos hemos distanciado hasta el punto de que dejamos de hablarnos incluso cuando nos cruzamos dentro de la casa. 

«¿Eh, sólo estás comiendo esa taza de ramen para la cena?»

«…¿Qué? ¿Por qué te importa? Mamá llega tarde a casa, nadie hace la cena, ¿Qué otra cosa podría comer?»

Dijo Kanako despreocupadamente mientras sostenía una taza de ramen en su mano. 

Ya lo creo. Aunque mamá era una adicta al trabajo, era ella la que se encargaba de cocinar. Siempre que trabajaba horas extras, teníamos que recurrir a comer alimentos instantáneos. 

«No te gusta mucho comer esos ramen, ¿Verdad? Voy a preparar algo para ti, espera un momento».

«¿Eh? ¿Qué?»

Ella me miró, confundida. 

Es comprensible. Nunca había cocinado nada cuando estaba en el bachillerato.

Dejando a mi confundida hermana sola, empecé a mirar los ingredientes. Mamá dijo que iba a comprar algo de comida de camino a casa, así que no tenía mucho con lo que trabajar. Bueno, da igual… 

Tras decidir qué hacer y ponerme el delantal, me puse a cocinar. 

Puse el arroz congelado en el microondas y mientras esperaba a que se calentara, corté unas cebollas. 

Bien, debería preparar también la parte de mamá. 

«Espera, ¿Qué?…»

Kanako me miró con cara de confusión mientras yo picaba despreocupadamente la cebolla con el cuchillo de cocina. Me reí de ella antes de continuar mi trabajo. 

Para ahorrar tiempo, después de picar la cebolla, la añadí inmediatamente a la sartén junto con el pollo. 

A continuación, puse el arroz descongelado en la sartén, añadí algunas salsas de tomate, condimentos y otros ingredientes. Cuando el arroz estaba bien cocido, lo saqué de la sartén y le puse un huevo junto con un poco de mantequilla.

Después de unos veinte minutos de cocción, el omurice estaba hecho.

Lamentablemente, no fui lo suficientemente hábil como para envolver el arroz dentro de la tortilla, así que sólo lo puse encima del arroz. 

«Toma, ya está listo. Sácalo y cómetelo».

Hice dos omurice para ambos comieramos y los puse en la mesa. Llamé a mi hermana, que se había quedado congelada desde que empecé a cocinar.

Parecía nerviosa, pero finalmente se sentó. Tal vez se sintió atraída por el aroma de la comida.

Mientras miraba el omurice, levantó su cuchara…

«…Woow…»

En cuanto dio un mordisco, sus ojos se abrieron de par en par.

Yo seguí su ejemplo y di un mordisco. El sabor era tan bueno como esperaba, bueno, aprendí a hacerlo en mis primeros días de adulto, pero hacía mucho tiempo que no lo hacía, así que me preocupaba el sabor. 

«Bien. Parece que te gusta».

Cuando la llamé, Kanako, que ya iba por la mitad de la comida, dejó de comer. Entonces sus mejillas se sonrojaron de vergüenza mientras me miraba con intensidad.

«Lo siento, no he sido un buen hermano mayor para ti».

«¿Eh?…»

Su expresión se volvió complicada. Parecía sorprendida y confundida al mismo tiempo.

Es comprensible. Era una respuesta normal, después de todo saqué este tema de la nada.

«Pero, Kanako. Voy a recuperar mi vida, no sólo en la escuela sino también en casa. Así que estás involucrada con todo esto. No creo que esto sea suficiente para expiarme, pero está bien. Además, al menos intentaré cocinar tus comidas a partir de ahora. Así que, si tienes alguna petición, dímelo, ¿De acuerdo?»

«…¿Ehh?…»

Lo dije con una gran sonrisa en la cara. Ella probablemente no vio eso viniendo de su sombrío hermano nerd. 

Parecía que no podía soportarlo más. No sabía cómo reaccionar a mis cambios repentinos y se limitó a mirarme con rigidez mientras llevaba una mirada confusa en su rostro. 

También te puede interesar

Dark mode powered by Night Eye
7
0
Deja un comentario.x