Capítulo 7:  Trampas y más pruebas

Y así se decidió que Keel, su hermana Nina y los sirvientes que solían servir a la Casa Carnel se mudarían a la base de los No life Gamers. Cuando Keel lo anunció por primera vez, el criado de quince años parecía querer protestar. Sin embargo, después de que Keel tuvo una charla con él, no hizo más comentarios.

 

El día siguiente se dedicó por completo a ayudar al grupo de Keel a mudarse de casa, así como en comprar cualquier necesidad diaria, como ropa de cama. También se determinó el salario de los seis sirvientes según sus edades.

 

  • Caballero decompañía de 15 años: 1 moneda de oro.
  • Dama de compañía de 15 años: 1 moneda de oro.
  • Criado de 10 años: 50 monedas de plata.
  • Criada de 10 años: 50 monedas de plata.
  • Criado de 8 años: 20 monedas de plata.
  • Criada de 8 años: 20 monedas de plata.

 

Se fijaron sus salarios, pero no se modificó la norma de dedicar la sexta parte de los ingresos de las mazmorras a la base a los gastos de la base. La idea era cubrir todos los gastos con el botín de las mazmorras. Con la incorporación de un Clérigo, todo parecía ir de maravilla con el grupo. Sin embargo, esto no era del todo cierto. La razón principal era por la forma en que el Vizconde Carnel había decidido manejar a Keel.

 

Por lo general, los nobles reaccionaban de dos maneras cuando la ceremonia de evaluación identificaba a sus hijos como Talentosos. Algunos se lamentaban por el destino de sus hijos y hacían todo lo posible para eximirlos de su deber.  Esto era lo que el vizconde Granvelle había elegido. Se había apresurado a reabrir las minas de mithril en su reino con la esperanza de ofrecerlas al rey a cambio de la hija de la exención de su hija.

 

La mayoría, sin embargo, acogía su Talento como una bendición. Esto se debía porque, para los nobles que regresaban tras cumplir con éxito su eeber, los beneficios eran simplemente demasiado grandes. Para los veteranos era mucho más fácil ocupar puestos en el palacio real. A algunos combatientes que llegaron a ser jefes de sus casas se les reducían los impuestos.

 

Por ejemplo, Rifol. Era un muchacho delgado y de aspecto frágil que había nacido en la Casa Hamilton, una familia estimada que tenía una historia de producir generaciones de generales ejemplares. Si las cosas se mantuvieran como hasta ahora, era muy probable que su familia perdiera su prestigio con su generación. Sin embargo, la Ceremonia determinó que tenía el Talento Espadachín. Si asistía a la Academia y cumplía con sus tres años de deber, seguramente volvería a casa un hombre cambiado, con todas las ventajas del servicio. Al menos, eso era lo que esperaba su familia.

 

Su padre lo había enviado con alegría a la Academia. Los nobles que daban prioridad a la prosperidad de su casa solían acoger con agrado los Talentos de sus hijos. Pero lo que le había ocurrido a Keel no era ni lo uno ni lo otro. Cuando Allen escuchó por primera vez la historia de Keel, pensó que el vizconde Carnel estaba enviando lejos a su preciado hijo para ocultarlo de la familia real.

 

Sin embargo, las condiciones de vida que entonces proporcionaba a su hijo no correspondían a ese perfil. Es más, la visita del enviado real tampoco tenía sentido en el contexto de esta narración. Era necesario seguir investigando en  la promesa real de restaurar la casa Carnel en primer lugar.

 

 

* * *

 

 

Unos días más tarde, Allen y sus compañeros visitaron la sala de referencia en el tercer piso del Gremio de Aventureros para buscar información sobre las mazmorras de Rango B.

 

Cuando habían solicitado su ascenso a Rango C, la recepcionista les había dicho que un número de aventureros morían durante el primer año de alcanzar el Rango C. Añadió que las causas de su muerte solían ser a menudo trampas de combate. Allen, Cecil, Dogora y Keel estaban ahora investigando los tipos de trampas que existían y sus respectivas contramedidas.

 

«Yo también buscaré cosas», insistió Krena, al borde de las lágrimas.

 

Allen negó con la cabeza y, sin siquiera levantar la vista del tomo sobre trampas que estaba revisando, respondió con firmeza: «No, memoriza todo lo que tienes delante».

 

«Uf… Eres tan malo…»

 

Krena tenía su propia tarea: estudiar para el examen escrito que tendría lugar el mes siguiente. El plan de estudios de este año en la Academia hacía especial hincapié en los conocimientos generales. El Ejército del Señor de los Demonios tenía una cadena de mando adecuada y se movía bajo instrucciones de arriba, lo que significa que las fuerzas aliadas a veces tenían que cambiar repentinamente estrategias sin previo aviso. Si los soldados no tenían un dominio básico de la lengua y conocimientos comunes, les sería difícil seguir el ritmo de las las rápidas órdenes de sus superiores.

 

Un rato después, los cinco se reunieron para compartir lo que habían aprendido.

 

«Esta trampa convoca a docenas de monstruos de Rango C a su alrededor si la pisas», informó Dogora.  Según la página que había abierto, había pequeñas habitaciones dentro de las mazmorras con camuflados en el suelo que, al pisarlos, hacían aparecer entre cinco y treinta monstruos a la vez. Los monstruos generados por las trampas de invocación en las mazmorras de Rango B eran de Rango C.

 

 

Keel fue el siguiente. «En cuanto a la variedad de trampas, las más comunes provocan veneno o sueño, o simplemente lanzan flechas. Aún no he aprendido el hechizo Antídoto. ¿No vamos a contratar a un Explorador?»

 

«No creo que debamos expandir nuestro grupo por todavía». Después de todo, incluso si contratamos a alguien, probablemente no nos seguiría para luchar contra el Señor de los Demonios.

 

En primer lugar, Allen sintió que el grupo ya tenía suficientes recursos para arreglárselas sin un explorador. Incluso, él mismo tenía Invocaciones con Habilidades que las hacían muy adecuadas para la exploración. Por otra parte, aunque Keel aún no había aprendido ningún hechizo que pudiera disipar problemas de estado, era probable que lo hiciera en algún momento; eso le daría al grupo un medio para lidiar con el veneno de las trampas o monstruos. Además, Allen siempre mantenía a la mano los brotes de Guarnición producidos por la Habilidad de la Hierba C. Por último, existían hierbas contra el veneno y el sueño, por lo que el grupo también podía arreglárselas visitando un boticario con regularidad.

 

Allen procedió a compartir lo que había averiguado. «Podemos esperar monstruos que usan veneno, como las arañas de la muerte. También hay monstruos de Rango B llamados mímicos que se hacen pasar por cofres del tesoro.

 

Las mazmorras de Rango B estaban diferenciadas por monstruos de tipo insecto, monstruos de tipo espíritu, etc., y cada tipo requería precauciones únicas. Por ejemplo, tener una forma de contrarrestar el veneno y la parálisis al entrar en mazmorras plagadas de insectos era tan importante como tener formas de infligir daño mágico en una mazmorra llena de monstruos de tipo espíritu, que por lo general eran muy resistentes a los ataques físicos. Sin embargo, un monstruo que se encontraba en todas las mazmorras de Rango B era el mímico; según los registros, las bajas de aventureros por ellos eran increíblemente altas.

 

«¿Hablas en serio?» Preguntó Keel dubitativo. «¿Estamos matando a todos los mímicos?»

 

«Al parecer, dejan caer objetos raros», respondió Allen.

 

«¡Ya veo! Entonces no deberíamos perdernos ni uno».

 

En cuanto Keel oyó las palabras «objetos raros», todas sus aprensiones sobre el peligro se disiparon e inmediatamente apoyó a Allen. Dinero, equipo valioso y anillos de recuperación de PM eran objetivos importantes para los No-Life Gamers, los mímicos podían dejar caer objetos que valían más de cien monedas de oro cada uno.

 

«En primer lugar, ¿qué son estas mazmorras?» Cecil murmuró mientras miraba un pergamino muy viejo. «Aparentemente han existido por más de mil años».

 

¿Eh? La investigación de Cecil parece haber tomado una dirección muy diferente que el resto de las nuestras.

 

En su vida anterior como Kenichi, Allen casi nunca se había preocupado por las historias de los videojuegos. Después de todo, no importa cuán grande era la trama, lo que tenía que hacer seguía siendo lo mismo: subir de nivel y hacerse más fuerte. Si tenía que limpiar una torre, la pregunta de por qué existía la torre nunca se le pasaría por la cabeza.

 

Cecil compartió lo que había aprendido. Resultó que había mazmorras localizadas por todo Ratash, más bien por el mundo entero, Giamut. Algunas personas teorizaban que existían para atraer a los aventureros, pero no había forma de saber la verdad.

 

«Sin embargo, extrañamente, no puedo encontrar ningún registro en absoluto de mazmorras anteriores a hace mil años».

 

Krena pidió el pergamino y empezó a leerlo. «Hmm, ya ya veo».

 

«Entonces, ¿terminaste de estudiar para el examen, Krena?».

 

«Hmmmmm, ya veoooo», contestó Krena con voz entrecortada, cubriéndose la cara con el pergamino.

 

«De acuerdo, eso significa que volverás a los libros cuando volvamos, Kre…»

 

La chica cabello rosado se levantó de repente y corrió hacia la salida.. Sin embargo, Allen logró agarrarla a tiempo. Por ahora, al menos, Allen aún tenía mayor Agilidad que ella.

 

«Heguhhh…» Krena hizo un sonido como si su vida se acabara y colgó su cabeza.

 

Cecil, Dogora, y Keel todos le lanzaron miradas de lástima, pero por lo demás no hicieron ningún movimiento para ayudar.

 

Ahora que hemos terminado de investigar,  probemos suerte dentro de una mazmorra de Rango B.

 

Por ahora, sin embargo, Allen arrastró Krena fuera a un tipo diferente de mazmorra, una que implicaba mucho más que estar mirando a los libros.

 

* * *

 

«Nina, ¿seguro que no quieres dejar libre a María mientras comes al al menos?»

 

«Está bien. Ella prefiere estar en mi regazo. ¿Verdad, María?»

 

«S-Sí, la niña tiene razón…»

 

La pandilla estaba desayunando y, al ver de nuevo a María en el regazo de Nina, Keel la había amonestado suavemente, pero sin efecto. Desde que Nina se había mudado, no había soltado a María. Allen no tenía ni idea de si esto era una compensación por lo sola que se había sentido antes o si simplemente le había tomado cariño al Espíritu C; en cualquier caso, siempre tenía a la muñeca a mano.

 

Parece que Nina se ha encariñado con María. Nunca tuve un gato como mascota, pero imagino que esto es parecido a lo que se siente. Allen pensó con indiferencia como si este problema no le preocupara.

 

Habían pasado cinco días desde que Keel y su familia se unieron a los No-life Gamers en su casa. Allen se había tomado el tiempo de contarle a Keel sobre el Señor de los Demonios, pero el chico no terminaba de creérselo. Momentos incómodos surgieron aquí y allá, pero cuando se compara con la conmoción del primer día, se podía decir fácilmente que ambas partes se estaban entendiendo.

 

Cada día, el grupo visitaba las tres mazmorras de Rango C que ya habían despejado para luchar contra sus jefes finales. Esto les daba un ingreso de tres monedas de oro, lo que equivalía a cincuenta monedas de plata por persona más cincuenta de plata para cubrir los gastos de comida y alojamiento. Ahora estaban mucho mejor tanto en tiempo como en dinero.

 

«Prepárense todos», dijo Allen cuando estaban terminando.

 

«Recuerden, hoy empezamos una mazmorra de Rango B».

 

«¡Hagamos lo mejor que podamos!» gritó Krena, saltando a sus pies con muchísima más energía de la que normalmente mostraba mientras estudia.

 

Todos los demás expresaron su emoción a su manera y terminaron de comer. Después, Nina los despidió con una  expresión angustiada, así que Keel le dio unas palmaditas tranquilizadoras en la cabeza.

 

Esto se estaba convirtiendo rápidamente en un ritual para ellos cada vez que él  se dirigía a una mazmorra.

 

Había dos mazmorras de Rango B cerca de la base, cada una contenía un tipo diferente de monstruo. A la que los No-Life Gamers se dirigían hoy estaba habitada por monstruos de tipo bestia. Sus ataques eran más fáciles de leer y, por lo general, no infligían penalizaciones. Las únicas fuentes de veneno eran las trampas y los cofres del tesoro. Esta mazmorra en particular a menudo se recomienda a los recién ascendidos al Rango C como un buen punto de partida.

 

Tras un corto paseo desde la base, la mazmorra se hizo visible. Los aventureros alineados fuera parecían notablemente más poderosos que los que habían estado esperando para entrar en las mazmorras de Rango C.

 

Se decía que el ochenta por ciento de los aventureros eran capaces de enfrentarse a las mazmorras de Rango C; sin embargo, sólo alrededor del veinte por ciento podía con una de Rango B. Muchos ya habían muerto y más lo harían por las innumerables trampas y enemigos aterradores dentro. Incluso cuando un grupo alcanzaba el nivel más profundo, sólo aquellos con Talentos podían soñar con derrotar al jefe que los acechaba. Este era un muro que realmente separaba a los Talentosos de los Sin Talento.

 

La visión de solamente cinco jóvenes estudiantes en la mazmorra fue tan inusual que uno de los empleados de guardia les preguntó si necesitaban ayuda. Allen respondió: «Estamos totalmente bien», mientras todo el grupo presentaba sus tarjetas de aventurero de Rango C y y siguieron caminando.

 

«Bienvenidos a esta mazmorra de Rango B. Soy el Sistema Operativo General de la Mazmorra B304».

 

Al entrar en una de las salas, el grupo se encontró con un cubo flotando en el aire, igual que en las mazmorras de Rango C. Le pidieron que que los transportara al interior.

 

Con el hacha apoyada en el hombro, Dogora miró a su alrededor, estudiando las piedras que formaban el techo, el suelo y las paredes. «Esto parece igual que uno de los lugares de Rango C».

 

Allen asintió. «Puede ser, pero ahora hay trampas. Vamos a proceder con cuidado».

 

Por si acaso, todos empezaron bebiendo una Poción Antídoto. Cada una costaba tres monedas de plata, pero duraban un día entero. Mientras lo hacían Allen envió un Pájaro E a explorar.

 

Las siguientes eran notas generales que Allen había anotado en su grimorio sobre las mazmorras de Rango B.

 

  • Las mazmorras de RangoB tienen entre 10 y 12 pisos.
  • Un piso de una mazmorra de RangoB tarda doce horas en recorrer
  • Los pisos superiores están llenos de monstruos de RangoD, mientras que las plantas inferiores están llenos de monstruos de Rango
  • El jefe de la pisomás profunda es de Rango

 

Entonces, esta mazmorra tiene doce pisos. En promedio, la gente camina cinco kilómetros por hora. Si, a ese ritmo, se tarda doce horas para pasar a través de un piso, eso significa que se necesitan 660 horas para llegar al undécimo piso. Y eso sin contar el tiempo que llevaría cazar a todos los mímicos que nos encontremos. Bueno, eso es un montón de tiempo para probar un montón de cosas con mis nuevas invocaciones.

 

«Muy bien, tengo una idea general de la distribución del lugar. Vamos sal, Frans.»

 

«¡Kweeeee!»

 

El grupo empezó a avanzar sin irrumpir el lugar. Aunque sólo había monstruos de Rango D en este piso, decidieron no abrirse paso a la carga, teniendo en cuenta las trampas con las que tendrían que lidiar. Aun así, consiguieron llegar al segundo piso al mediodía a pesar de haber entrado alrededor de las ocho.

 

«No vimos ningún cofre del tesoro. Pensé que serían más comunes», refunfuñó Cecil mientras comía su pan. Incluso esta noble joven se había acostumbrado bastante a comer al aire libre después de dos meses haciéndolo.

 

Allen se encogió de hombros. «Bueno, al fin y al cabo, nuestra máxima prioridad sigue siendo llegar al piso más profundo. Supongo que simplemente no son muchos los cofres por ahí».

 

Después de pasar por un piso más esa tarde, el equipo finalmente vio lo que habían estado buscando en el cuarto piso.

 

«¡Miren! Un cofre del tesoro».

 

Justo cuando Keel estaba a punto de entrar en una pequeña cámara con un cofre del tesoro en el otro extremo, todo el mundo lo agarró y tiró de él hacia atrás. Habían tomado precauciones para no ser envenenados, pero aún había una posibilidad de que este cofre fuera un mímico.

 

«María, ¿te importaría comprobarlo?»

 

«¡Tus deseos con órdenes!»

 

La muñeca de porcelana flotó hacia el cofre. La estrategia de Allen era que el Espíritu C, que podía atravesar la materia y conversar normalmente, se encargara de buscar trampas en los cofres. Si un cofre resultaba una trampa, lo pasarían de largo.

 

Todos miraban al Espíritu C con el corazón en la boca. Keel estaba a la espera, listo para lanzar Magia Curativa -que también era efectiva en invocaciones- en cualquier momento. Cuanto más subía de nivel, menos tenía que depender el grupo de los objetos de recuperación de Allen.

 

Nombre: Keel

Edad: 12

Clase: Clérigo

Nivel: 30

PV: 397

PM: 749

Ataque: 298

Resistencia 421

Agilidad: 479

Inteligencia 661

Suerte: 603

 

Habilidades: Clérigo {2}, Curación {2}, Solidez {2},

Dominio de la Espada {3}

Habilidad Extra: Gotas de Dios

XP: 26,550/30,000

 

Niveles de habilidad.

Clérigo: 2

Curación: 2

Solidez: 2

 

Experiencia de habilidad.

Curación: 28/100

Solidez: 15/100

Me alegra ver que sus habilidades mejoran constantemente. Si no recuerdo mal, dijo que aprendió Curación rezando repetidamente en una iglesia, ¿verdad?

 

Cuando se unió al grupo, las habilidades de Keel de Clérigo y Curación eran ambas sólo de nivel 1. Al igual que Cecil, fue cuando llegó al Nvl. 10 que su habilidad de clase había subido. Esto demostró que tanto Curación como Ataque mágico tenían topes de nivel. Una cosa adicional había salido a la luz: Curación dependía de la estadística de Inteligencia.

 

En el tiempo que tardó todo lo anterior en pasar por la mente de Allen, María había llegado por fin al cofre. Allen cambió su vista para examinarlo de cerca. Efectivamente parecía ser un cofre de madera común, pero aún podía estar amañado o ser un mímico. Si estaba amañado, pasarían de largo; si era seguro, lo abrirían. Pero, ¿y si era un mímico?

 

María puso las manos sobre el cofre de madera.

 

«¡GAAAWWWRRRRR!» La boca del cofre del tesoro se abrió de repente revelando innumerables filas de dientes.

 

«¡Es un mímico!» Gritó Allen.

 

«¡AHHH! ¡M-MUERE! PSICOQUINESIS!» María gritó sorprendida al encontrarse de repente bajo ataque. Generó esferas de energía grises del tamaño de una pelota de voleibol con las manos y empezó a lanzárselas al mímico a una velocidad increíble.

 

«¡¿G-Gaaawrrr?!»

 

«¡MUERE! ¡MUERTE! ¡MUERE!»

 

Cada vez que Psicoquinesis aterrizaba, el monstruo salía volando. Incluso cuando se estrelló contra la pared, el Espíritu C continuó lloviendo hacia abajo ataques sin piedad. No pasó mucho tiempo para que el mímico dejara de de moverse. Había muerto.

 

<Has derrotado a 1 mímico. Has ganado 20,000 XP.>

 

Ya veo, ya veo. Cuando está fortalecida, María puede matar a un monstruo de rango B usando un poco menos de la mitad de sus PM.

 

«Espera un… ¡¿Qué?! Los mímicos son monstruos de rango B, ¿verdad?» Dogora exclamó.

 

Como el medidor de PM del Espíritu C volvía a llenarse al cabo de seis horas, el grupo ahora sabía con certeza que podría matar fácilmente a dos mímicos en cada período de seis horas.

 

«¡Sí! ¡Apareció una lanza!»

 

Cuando el mímico desapareció, dejó atrás una piedra mágica de Rango B y una lanza de mithril. Al parecer, realmente era cierto que los mímicos a veces dejan caer objetos. Krena bajó de su Pájaro C para recoger ambos. Esta única arma probablemente se vendería por unas cincuenta monedas de oro.

 

Los No-Life Gamers continuaron adentrándose en la mazmorra de rango B.

 

* * *

 

Con un grito ahogado, Allen se despertó bruscamente. Estaba tendido sobre el piso. Miró a su alrededor y encontró a sus compañeros mirándolo

 

«¿Has vuelto con nosotros? ¿Seguro que no quieres beber una Poción?»

 

Oh, ¿me ha afectado una trampa con la penalización de Sueño? He estado esperando esto.

 

Actualmente se encontraban en una pequeña habitación del sexto piso. Allen era el único del grupo que, para sus experimentos, no había bebido  una poción que otorgaba inmunidad al Sueño.

 

«¿Usaste un brote de Guarnición en mí, María?»

 

«Sí, Maestro».

 

«¿Cuánto tardé en despertarme?

 

«Menos de diez latidos, Maestro.»

 

Así que sólo unos segundos. Y no estoy aturdido en absoluto; estoy bien despierto. Lo que significa que puedo volver a la batalla inmediatamente.

 

«¿Qué pasó, Allen?» Krena preguntó ansiosamente.

 

«Nada, todo va genial», respondió Allen. «Quiero hacer un poco más de pruebas usando esta trampa. ¿Les parece bien?»

 

«Ah, ¿pruebas? De acuerdo», Cecil asintió.

 

«Bien, tómate tu tiempo». Dogora recogió su hacha. «Krena, ¿quieres entrenar conmigo?»

 

«¡Claro!»

 

Todos aceptaron la petición de Allen con un aire de cotidianidad. Estos experimentos eran algo común cuando estaban en las mazmorras con Allen. Aunque llegar al final de la mazmorra era una prioridad, su capacidad para analizar adecuadamente todas las posibles amenazas que encontraron había demostrado ser crucial para su supervivencia muchas veces. Además, aún le quedaba mucho por aprender sobre su Rango C y la habilidad Despertar.

 

Así que, sabiendo que las sesiones de experimentos de Allen podían durar hasta varias horas, Dogora pidió inmediatamente a Krena que entrenara con él. Aunque aún no había descubierto cómo usar su habilidad, creía que si la golpeaba repetidamente con el hacha mientras intentaba formar la imagen mental  correcta, es decir, que Krena hiciera lo que Dverg había hecho por ella. Los dos se las arreglaban para encontrar una o dos horas para este entrenamiento cada día además de sus recorridos diarios por las mazmorras después de la escuela.

 

Esta vez, Allen estaba estudiando la penalización Sueño. O mejor dicho, estaba usándola para estudiar los efectos de los brotes de la Habilidad de la Hierba C, Guarnición. Después de obtener artículos para recuperar PV y PM de anteriores Invocaciones, se imaginó que esta servia para disipar penalizaciones. Había un montón de trampas en esta mazmorra de Rango B, pero todas ellas eran flechas o veneno, por lo que el grupo se limitó a usar la fuerza bruta con la ayuda de objetos. Allen no podía probar ninguno de esos tipos de trampas, ya que podría morir si algo salía mal, así que había estado esperando una trampa Sueño todo este tiempo.

 

Ésta también está muy bien escondida.

 

Mientras los otros cuatro se dispersaban dentro de la habitación, Allen volvió a salir para examinar la trampa en medio del pasillo. La trampa parecía completamente indistinguible del pavimento de piedra circundante. Según María, al pisarla, se sumía y liberaba un humo blanco. Allen pisó a propósito la trampa una vez más. Efectivamente, soltó una nube de humo.

Bien, es del mismo estilo que las trampas de veneno. El alcance es de cinco metros  en sí, y la nube se disipa después de unos pocos segundos. Hmm, no me siento somnoliento en absoluto. ¿Esto se debe a al brote de Guarnición? Si es así, entonces la habilidad funciona diferente a las pociones comerciales.

 

Efecto de las pociones comerciales

 

  • Despierta a alguien que está dormido
  • Si se bebe con antelación, puede proteger al consumidorde la penalización Sueño durante un día
  • El efecto sólo puede activarse una vez
  • Cuesta 3 monedas de plata

 

En cambio, el efecto de Guarnición no desaparecía ni siquiera después de haber funcionado una vez. Allen activó la trampa por tercera vez, pero no le pasó nada. Justo cuando se estaba rascando la cara, tratando de pensar en otras cosas para confirmar, se dio cuenta de que tenía un poco de sangre seca cerca de su boca.

 

¿Eh? ¿Me he hecho daño? Cuando- Oh espera, antes de desmayarme…

 

Un hecho importante volvió a Allen: había estado en movimiento cuando se había quedado dormido. Y un pájaro C podía correr a cincuenta kilómetros por hora incluso sin usar su Habilidad.

 

¿Me caí de Fran cuando perdí el conocimiento?

 

«María, ¿qué les pasó a todos los Fran cuando se disparó el humo?».

 

«Todos se quedaron dormidos».

 

Según María, como todos los Pájaros C habían corrido juntos, todos habían sido víctimas de la trampa al mismo tiempo. Como los otros No-Life Gamers habían bebido antes pociones  y antídotos, pudieron saltar de sus monturas a tiempo y, por lo tanto, no sufrieron daños. Él mismo, sin embargo, se había desplomado con su montura y se había hecho rasguños en en el proceso.

 

Allen comprobó en su grimorio que los puntos de vida de todos, incluido el suyo, estaban llenos.

 

«¿Keel me curó?

 

«Sí, Maestro».

 

Ya veo. Debe haber usado Magia Curativa en todos los Frans y en mí. Vaya, estuvo cerca. Las dos veces que acabo de ver a María envuelta en el humo permanec inafectada, así que inconscientemente todas mis invocaciones son resistentes al sueño.

 

Allen llamó a varias invocaciones y las hizo pisar la trampa una a una para confirmar cuáles se veían afectadas y cuáles no. Como resultado, se enteró de que su resistencia se basaba en su tipo, independientemente de su rango.

 

Eficacia del Sueño

 

  • Tipo insecto: 100%
  • Tipo bestia: 100%
  • Tipo pájaro: 100%
  • Tipo hierba: 0%
  • Tipo piedra: 0%
  • Tipo pez: 100%
  • Tipo-espíritu: 0%

 

Ya veo. Así que básicamente las trampas están garantizadas para funcionar con criaturas vivas, pero es ineficaz en las no vivas. Las Invocaciones de tipo hierba están vivas, pero como son plantas, no duermen, supongo.

 

El patrón era claro y fácil de entender. La siguiente cosa lógica era ver si los brotes de Guarnición funcionaba con las invocaciones.

 

Conclusiones sobre Guarnición

 

Puede disipar la penalización Sueño

También funciona con invocaciones

El efecto se mantiene

 

Requiere más pruebas

 

¿Disipa la penalización Veneno?

¿Cuánto dura el efecto?

 

Dado que su efecto es duradero, tiene sentido consumir un brote de antemano. Sin embargo parece que puse a todos en peligro, sin haber pensado en la posibilidad de que los Frans también se durmieran.

 

Acabando de terminar sus pruebas, Allen estaba a punto de darse la vuelta y decir: «Gracias por esperar. Ya he terminado. Vámonos», cuando Dogora de repente rugió a todo pulmón.

 

¡¡¡OOOOOOOH SIIII!!! ¡LO HICE! WOO-HOOOOOO!»

 

«¡Sí! ¡Lo hiciste, Dogora!» vitoreó Krena.

 

Al darse cuenta de inmediato, Allen preguntó: «¿Conseguiste activar tu habilidad?»

 

«¡Así es! ¡Lo he conseguido! Usé mi habilidad!»

 

Una sonrisa se extendió por la cara de Dogora, de oreja a oreja. Había descubierto cómo usar su habilidad sólo un poco más tarde que Krena. Allen comprobó su grimorio. ¡Oh! ¡Realmente ganó XP de habilidad!

 

Nombre: Dogora

Edad: 12

Clase: Usuario de hacha

Nivel: 35

PV: 772

PM: 416

Ataque 1,016

Resistencia: 670

Agilidad: 424

Inteligencia: 282

Suerte: 458

 

Habilidades: Hacha de guerra {1}, Poder total {1}, Dominio del hacha {4}

Habilidad Extra: Alma & Corazón

XP: 59,630/70,000

 

Niveles de habilidad.

Hacha de guerra: 1

Poder completo: 1

 

 

Experiencia en habilidades.

Poder total: 2/10

 

 

«¿Hm? ¿Has terminado tus pruebas, Allen?» Dogora había estado tan ocupado con su entrenamiento que apenas se había dado cuenta de que Allen había guardado todo lo que había sacado para hacer sus pruebas.

 

«Sí, todo bien. Gracias por esperar, chicos».

 

«Bien. Sigamos, entonces. Quiero usar mi habilidad unas cuantas veces más para asegurarme de recordar cómo se siente». Dogora rápidamente levantó su hacha y saltó a la espalda de su Pájaro C.

 

Después de que Allen dijo: «Suena bien», el grupo reanudó una vez más avanzando a través de la mazmorra.

 

 

* * *

 

 

Hoy era día de descanso.

 

«¡Pochi, buen chico! ¿Quién es un buen chico? ¡Tú eres un buen chico!»

 

«¡Arf! Arf!»

 

Allen estaba acariciando a una Bestia F, que agitaba la cola con entusiasmo. A diferencia de su habitual aspecto gigante y amenazador, era pequeño y esponjoso como un chihuahua.

 

 

Desde lo alto de un armario, una Bestia E observaba con una mirada crítica, como preguntándose: «¿Qué tiene eso de divertido? » Al igual que la Bestia F, ya no era el enorme gato de dientes de sable que era normalmente, sino que ahora era más parecido a un frío y altivo gato doméstico. Había ocupado por completo el espacio vacío sobre el armario y se afanaba en acicalarse el pelaje. El aspecto de estas dos Invocaciones se debían a sus Habilidades Despertadas: Perro Leal y Gato perezoso, respectivamente. La primera convertía a la Bestia F en un pequeño y cariñoso perro, y la segunda convertía a la Bestia E en un gato que holgazaneaba. El efecto duraba un mes.

 

A primera vista, estas dos Habilidades Despertadas parecían bastante inútiles. Pero no era así. A pesar de sus nuevas apariencias conservaban sus características reforzadas, con más de quinientos puntos de vida y ataque. Eran guardias perfectamente camuflados y perfectos objetos de afecto para los sirvientes.

 

Allen aún estaba repasando todas las habilidades despertadas de las invocaciones. Sus efectos y duraciones eran tan diferentes que cuanto más descubría, más se daba cuenta del cuidado y el esfuerzo que se había puesto en la habilidad Despertar.

 

«Muy bien, ¿listos para irnos?»

 

«¡Claro que sí! Vamos!»

 

Desde que descubrió cómo usar su propia habilidad, Dogora había estado extremadamente entusiasmado por ir a las mazmorras, prácticamente se moría de ganas. Allen se alegró  de ver el progreso de su amigo.

 

Este día sería la primera vez que el grupo desafiaría al jefe de una mazmorra de Rango B. Como siempre, entraron en el edificio y pidieron al SOGM que los enviara al piso más profundo. Al momento siguiente, se encontraron frente a unas gigantescas puertas dobles ornamentadas. Cuando las abrieron, vieron un espacio circular que había más allá.

 

«Eso es un… ¿cómo se llamaba?». Allen se devanó los sesos. «Ah, jabalí enorme, ¿no?»

 

«Sí», confirmó Keel. «Es muy parecido a los grandes jabalíes, pero más fuerte».

 

Un enorme jabalí se alzaba en el centro de la cámara, de pie medía unos cinco metros de altura. Diez grandes jabalíes, de tres metros de altura cada uno, formaban un perímetro a su alrededor. Era un jefe realmente digno de una mazmorra llena de bestias.

 

Honestamente, no creo que esta pelea vaya a ser un desafío para nosotros.

 

Nombre: Krena

Edad: 12

Clase: Señora de la Espada

Nivel: 37

PV: 1,520 + 900

PM: 586

Ataque 1,520 + 900

Resistencia: 1.068 + 900

Agilidad: 1.027 + 900

Inteligencia 606

Suerte: 735

Habilidades: Señora de la Espada {3}, Tajo {3}, Tajo Volador

{3}, Dureza {1}, Dominio de la Espada {5}

Habilidad Extra: Quebranta límites

Name: Cecil Granvelle

Edad: 12

Clase: Hechicera

Nivel: 37

PV: 637

PM: 1,069 + 600

Ataque 406

Resistencia: 664

Agilidad: 628 + 600

Inteligencia 1,470 + 600

Suerte: 592

Habilidades: Hechicería {3}, Fuego {3}, Tierra {3}, Sabiduría

{1}, Esgrima {2}

Habilidad Extra: Meteorito

Name: Keel

Edad: 13

Clase: Cleric Clérigo

Nivel: 37

PV: 475

PM: 899 + 300

Ataque 358

Resistencia: 505

Agilidad: 575

Inteligencia 793 + 300

Suerte: 723

Habilidades: Clérigo {3}, Curación {3}, Solidez {3}, Fe {1}, Dominio de la Espada {3}

Habilidad Extra: Gotas de Dios

 

El otro día, Keel había cumplido trece años. Su cumpleaños había sido el más próximo entre los No-Life Gamers. Habían organizado una fiesta en su en su honor en la base. Allen se había alegrado de ver que Keel estaba empezando a acostumbrarse a este tipo de cosas.

 

 

Cuando el grupo empezó a recorrer su primera mazmorra de Rango B, habían encontrado muchas más oportunidades de usar sus habilidades, así que las habilidades de clase de todos -excepto la de Dogora- habían alcanzado el Nvl. 3, desbloqueando Dureza para Krena, Sabiduría para Cecil y Fe para Keel.

 

  • Dureza: +900 a 4 estadísticas
  • Sabiduría: +600 a 3 estadísticas
  • Fe: +300 a 2 estadísticas

 

Y yo que creía que sólo los invocadores recibían bonificaciones.

 

Allen creía erróneamente que las bonificaciones de estadísticas era algo exclusivo de él, ya que Invocador era una clase de ocho estrellas. La verdad, sin embargo, era que otras clases también recibían habilidades que aumentaban sus estadísticas. Los otros jugadores crecían cien veces más rápido que Allen.

 

Sí, es tal y como pensaba. El Modo Normal no es débil en absoluto. Si la Alianza sigue luchando contra el Señor de los Demonios, significa que los demonios son los que son demasiado poderosos.

 

Tanto Zenof, el capitán de los caballeros al servicio de la Casa Granvelle, y Dagrah, el asesino a sueldo que el Vizconde Carnel había contratado, eran increíblemente poderosos. A pesar de ello, el campo de batalla se cobraba la mitad de las vidas de luchadores completamente nivelados tan fuertes como ellos.

 

«Todos Protegidos».

 

La voz de Keel al lanzar Solidez Nvl. 3 trajo a Allen de vuelta de sus pensamientos. Esta era una habilidad que aumentaba la Defensa de todo el grupo en un un diez por ciento. Esta bonificación se aplicaba sobre las propias habilidades de cada persona, como la Dureza y las cartas de Invocación. Esto lo hacía bastante útil: cuando se activaba, la Defensa de Krena casi alcanzaba los 200.

 

«¡Bien, hagámoslo!» gritó Krena.

 

«¡Claro que sí!» Dogora respondió con el mismo vigor. «Mantendremos la primera línea!»

 

Los dos se lanzaron al ataque con sus Pájaros C, flanqueados a ambos lados por las Bestias C, invocaciones gigantes en forma de jabalí. usando su habilidad, Arremetida, para correr en tándem. Esta disposición era usada para evitar que alguno de los enemigos ignorara la primera línea para atacar a los miembros con menor resistencia en la retaguardia. Ahora que estaban luchando contra monstruos de Rango C, hubo un aumento notable en el número de monstruos lo suficientemente inteligentes como para intentar esto. Cuando el grupo había estado haciendo su camino a través de la mazmorra, Allen se quedaba atrás para proteger la retaguardia, su posición habitual era justo detrás de la primera linea para poder comandar sus invocaciones desde el centro del campo de batalla.

 

«¡Lanza de fuego!»

 

Cecil concentró su magia y Allen sus invocaciones en los más débiles  jabalíes, dejando el enorme jabalí a Krena y Dogora. F, Lanza de fuego, un hechizo de Área de Efecto que Cecil había obtenido en Fuego Nvl. 2, cayó como lluvia y redujo a cenizas a los monstruos de Rango C.

 

«¡OIIIIIINK!»

 

Después de varios ataques, un Tajo Volador de Krena partió la cabeza del enorme jabalí, acabando con él.

 

«¡Oh, diablos, sí! Hemos matado a un monstruo de rango B». vitoreó Keel.

 

Determinando que la batalla había terminado, curó a todos. «¡Curación para todos!»

 

Tener acceso a un hechizo que puede curar a todo el grupo a la vez realmente es una bendición. No puedo estar más agradecido, pensó Allen.

 

«Ahora tenemos una mazmorra de Rango B bajo nuestro dom- ¡WHOA!» Cuando vio el cofre del tesoro de plata que el enorme jabalí había dejado caer, Keel gritó y corrió hacia adelante. «¡Ja, ja, ja! ¡Es de plata! Es un cofre de plata!»

 

Abrió la tapa, revelando un plumero hecho de hihiirokane, el metal que era el siguiente nivel de mithril. Esta arma con un resplandor como el fuego era un artículo de primera clase que fácilmente se iría por varias cientas de monedas de oro. Keel la levantó lentamente, paralizado ante la visión. Al principio, Allen había pensado que la obsesión de Keel por el dinero se debía a sus circunstancias familiares, pero después de tanto tiempo de fiesta con él, se había dado cuenta de que a Keel le gustaba el dinero, simple y llanamente.

 

«¿Hasta qué punto está obsesionado con el dinero?». Cecil suspiró, pensando lo mismo lo mismo que Allen. «Ja, ja, ¿y si lo llamamos Santo de la Fortuna?» Ese fue el momento en que el título irónico de «Santo de la Fortuna» fue acuñado en este mundo.

 

Así fue como Allen y su grupo superaron su primera mazmorra de Rango B.

También te puede interesar

Dark mode powered by Night Eye
0
Deja un comentario.x