Capítulo 2

Echemos un vistazo a los juegos de simulación de citas a los que he jugado.

En la mayoría de estos juegos, el protagonista pasa por una serie de eventos con la heroína, y al recoger las banderas, su relación se convierte en una de pareja.

Esto es lo que quiero que pienses. La heroína, con la que nunca has hablado, está enamorada del protagonista. ¿Cómo es posible?

Al menos, yo no recuerdo nada parecido en mi memoria, a pesar de haber jugado a muchos  Gal Games.

Para ser sincero, no tengo ni idea de por qué Natsukawa me dio una respuesta tan positiva.

Quiero aclarar que Natsukawa-san y yo nos conocemos desde el instituto.

Además, no existe un pasado absurdo en el que una chica me haya prometido matrimonio cuando era un niño. Lo juro por Dios, esto es cierto. A menos, por supuesto, que yo fuese el chico popular de una fraternidad.

Entonces, ¿Tal vez ella fue testigo de cómo rescataba a un cachorro que estaba siendo arrastrado por el río?

Eso también es un no. Después de todo, una vez fui salvado de morir ahogado por un perro grande.

No hay manera de que sea capaz de mostrar una situación que haga que una chica se desmaye.

Ups. Creo que voy a llorar.

Por lo tanto, no pude evitar confirmar las verdaderas intenciones de Natsukawa-san, y le pregunté por qué su respuesta a mi confesión fué positiva.

Lo que vino de ella no fue la respuesta inesperada de que realmente soy su tipo.

«Lo diré sin rodeos. Es para mantener alejados a esos insectos».

Pero fue una respuesta perfectamente razonable.

«¡Por supuesto!»

¿Por qué Natsukawa-san no rechazó mi confesión? Era su manera de mitigar el favoritismo dirigido a ella por el sexo opuesto creando un falso novio. Resumen: Seré su falso novio. Por fin lo entendí.

Pero aunque esa fuera la razón, el misterio seguía siendo. Entre otras cosas que no entendía,

«Um… ¿Por qué ese falso novio soy yo?»

«Porque… no estás interesado en mí, ¿Verdad? No, no es eso. Estás interesado, pero no esperas progresar. No esperas acercarte a mí, ni siquiera un poco. Puedo verlo en tus ojos. Los insectos que se empeñan en conquistarme tienen un brillo de deseo en sus ojos. Pero tú eres diferente. Tienes una mirada de indiferencia que pasa por resignación».

«Eh, um… ¿Significa eso que me han certificado como inofensivo en definitiva?»

«Eso es en pocas palabras. Fufu. No odio a los chicos que entienden tan rápido».

Natsukawa-san sonrió. Era tan poderosa que podía quitarle el alma a cualquiera que la viera, y a mí también me ponía nervioso.

Incluso vi algunas flores en el fondo de ella en mi alucinación.

Así fue como empecé a salir con ella, pero los últimos tres meses han sido muy duros.

Primero, los celos y las ganas de matarme de los chicos. Esto es terrible. Aunque he podido mantener mi posición en medio de la jerarquía de la clase leyendo el ambiente, es demasiado para mí.

He conseguido tener mucho cuidado con lo que digo y hago para que no se convierta en acoso, pero sigue existiendo esa cosa llamada acoso descarado.

Lo más difícil es que no puedo dejar que se sepa que la relación entre Natsukawa y yo es falsa.

En cualquier caso, su objetivo es reducir el número de chicos que la cortejan. No le serviría de nada que vieran que está fingiendo.

Por eso me sorprendió la minuciosa actuación de Natsukawa.

No sólo nos dirigimos por nuestros nombres de pila, sino que también vamos y venimos juntos a la escuela. Además, me tomaba por el brazo o me abrazaba en plan enamorados, como si quisiera que nos viera a todo el mundo.

Cuando me abrazaba, sus pechos se aplastaban contra mis brazos, y yo me sentía incómodo.

Pero bueno… He tenido estos tres meses de felicidad sin igual, pero parece que ha llegado a su fin.

Esto se debe a que Natsukawa-san, que había estado desempeñando el papel de novia a nivel de actriz, ha empezado a endurecer su actitud.

Por ejemplo, mi papel es pedirle a Natsukawa-san una cita en un aula a la vista de todos.

«Fufu. Lo estoy deseando, Shota-kun».

Qué voz tan dulce y qué sonrisa me regaló. Y sin embargo, últimamente…

«¿Por qué tengo que ir a una cita con Ko. Mo. Ri. Kun… Eh, no, no es eso. Tengo que irme a casa hoy. Así que me niego».

Pasó de llamarme del nombre al apellido, y  con una actitud muy fría. Si, es la misma de antes.

¿Eh…? ¿¡EHHHH!? ¿Qué demonios es eso? ¿No fue Natsukawa-san quien me indicó que le hablara en público para hacer creer a la gente que somos pareja?

Pero esto va a tener el efecto contrario, ¿No?

Mis preocupaciones se estaban haciendo realidad.

Todos mis esfuerzos por convencer a todo el mundo de que Shizuku Natsukawa tenía novio desde hacía tres meses se habían ido a la basua.

El rumor de su endurecimiento hacia mí no tardó en esparcirse, y se hizo evidente que Shizuku Natsukawa y yo ya habíamos terminado.

Naturalmente, al desaparecer su novio, el número de chicos que se acercaban a Natsukawa se duplicó.

En un abrir y cerrar de ojos, las cosas volvieron a la normalidad; no, fueron incluso más vigorosas que hace tres meses.

El motivo era probablemente que los chicos esperaban que Natsukawa-san, que tenía el corazón roto, les diera una oportunidad.

Mentiría si dijera que no me decepcionó que la relación falsa terminara.

Pero no se podía evitar. Al principio, el mero hecho de poder ser pareja de Natsukawa-san era más que suficiente felicidad para mí.

Tal vez he agotado la suerte de toda mi vida.

Así que supongo que ha llegado el momento de ordenar mis sentimientos.

Porque justo el otro día, fui testigo de cómo Natsukawa-san salía con un hombre.

Fue con alguien que parecía un modelo, que era incomparable a mí.

Incluso desde la distancia, tuve que admitir que eran un hombre y una mujer hermosos, haciendo una pareja ideal.

Por eso decidí alejarme de Natsukawa-san.

No quería ser el tipo que se obsesionara con ella para siempre sólo porque lo pasamos bien (aunque, tal vez, fuera doloroso para Natsukawa-san pasar tiempo conmigo).

Para empezar, no es que fuéramos novios de verdad.

Pero en aquel momento, no tenía ni idea del motivo del cambio de Natsukawa-san.

No tenía ni idea de que ella…

 

 

☆ Shizuku Natsukawa ☆

 

 

¿¡Por qué!? ¡¡¡Qué es lo que me pasa!!! Shota-kun me pidió una cita, ¿¡Pero por qué tuve que actuar así!?

Quiero decir, he estado rara últimamente, ¿No es así?

Lo siguiente que supe es que estaba siguiendo a Shota-kun con la mirada, y cada vez que nuestros ojos se encontraban, mi corazón empezaba a acelerarse.

Y cuando intentaba que no se diera cuenta, acababa mirándolo mal…

Hace un tiempo pude hacer el papel de la pareja perfecta, pero ahora no puedo ni siquiera tener una conversación adecuada.

Ah, está bien, ¡Lo admito! ¡Lo admito! ¡Me he enamorado perdidamente de Shota Komori-kun!

Me he convertido en una mujer muy ingenua que se enamoró de un  falso novio sólo porque la ayudó.

¡Pero no puedo seguir siendo una princesa así!

Porque antes de que me diera cuenta, Shota-kun y yo nos habiamos distanciado. No, eso no es bueno. ¡Claro que no!

¡Mañana, seremos una pareja de verdad!

Sin embargo, no sabía en ese momento que habría muchos desafíos por delante antes de poder estar con él.

No esperaba que él fuera testigo de que salía con mi hermano y pensara que era mi verdadero novio.

Además, no soy la única que intenta conquistar a Shota-kun.

También te puede interesar

Dark mode powered by Night Eye
0
Deja un comentario.x