Capítulo 1: Prólogo

Me pregunto por qué pasó esto…

Mediados de agosto.

Mientras el sol brilla en el exterior, las ventanas del aula están bloqueadas por las cortinas y la temperatura es agradable porque el aire acondicionado está encendido. Mi asiento está al lado de la ventana al final del aula y, para mí, este es el mejor lugar.

En este momento, la atención de todos los presentes en el aula está centrada en una hermosa chica que estaba de pie en el estrado donde está instalada la pizarra.

En el cuarto día del segundo semestre de mi segundo año de escuela secundaria, todos estaban emocionados por un gran y sorprendente evento que llegó el miércoles, es decir, justo en este momento.

«Soy Christina Kournikova … Soy de Rusia. Encantada de conocerlos… Gracias…»

La hermosa chica de pie en el podio se presentó en japonés.

Sí, una estudiante llegó y se transfirió a esta clase hoy, una hermosa chica extranjera. Tenía el pelo largo y castaño, la piel blanca típica de los caucásicos, y unos fríos ojos verde esmeralda.

Tiene un aspecto maduro pero inocente que gusta a los japoneses. Aunque sus pechos son modestos. (NT: Estos japos con los pechos…)

Toda la clase, o mejor dicho, la mayoría de los chicos, se quedaron extasiados ante el fichaje de una chica guapa.

«¡Shiori es linda, pero Christina también es súper linda!» (NT: Shiori es como la idol de la classe, mas tarde se explica)

«¡Hey! ¿Puedo llamarte Chris?»

«¡Llámame Onii-chan!»

A pesar de que todavía está en el proceso de presentación, los chicos comenzaron a hacer comentarios impacientes. Incluso hay algunos que ya están de pie.

¿Hmm? ¿Por qué están actuando tan raro?

Mientras tanto, soy la única persona en la sala que se siente deprimido y, por supuesto, hay una razón. No es que no me gusten las bellezas, que sea desinteresado o que sólo quiera a una Yamato Nadeshiko de pelo negro. Ese no es el caso.

También creo que Christina es linda, pero…

Sabiendo que iba a ser «absolutamente molesto», no podía estar emocionado para nada.

«¡Escúchenme todos! La señorita Kournikova apenas sabe hablar japonés todavía. Si la hacemos hablar demasiado, estará en problemas, ¿cierto?»

La profesora de veinticinco años calmó suavemente a la clase, que se comportaba como un caballo desbocado.

Su nuca que se asomaba desde su pelo corto también estaba deslumbrante hoy. (NT: Otro fetichista de las nucas…)

«Todos, si tienen un asunto con la señorita Kournikova, por favor, hablen en ruso con… ¡Oh, Dios mío! Por favor, ¡silencio! Señorita Kournikova. Su asiento está en.… la parte trasera de la ventana, justo ahí, al lado de Kagami».

La profesora de la clase sabía que no podía controlar a las turbas salvajes del aula y se limitó a señalarme con el dedo para que Christina la entendiera…

Entonces Christina se libró de la molesta autopresentación con una expresión de alivio y se dirigió a su asiento designado.

Aunque de todos modos…

Bueno.

Yo, Iori Kagami, estaba sentado al lado de la hermosa estudiante transferida Christina Kournikova.

Sin embargo, Christina y yo ya nos conocíamos.

* * *

No estoy en buenos términos con los demás.

No sólo la clase, sino a todo el curso les caigo mal. Tengo muy mala reputación.

La razón de esto es muy poco razonable.

Después de la clase, al volver del baño me crucé con la chica que causó este problema en el pasillo.

Pelo corto de color castaño. Una cara bonita. Una hermosa chica que es como una idol.

Esa mujer… es mi hermana gemela. Ella es Shiori Kagami, que acaba de mirarme al pasar junto a mí. Sin embargo, las chicas que actúan como guardaespaldas de Shiori me miran con desprecio.

Me sorprende cómo pudo crear semejante impresión sobre mí en sólo un año. Bueno, eso no significa que pueda perdonarla.

Mientras pensaba en esto, llegué al aula.

Al abrir la puerta corrediza de la clase, dejo que me bañara el aire fresco del aire acondicionado.

Lo primero que me llama la atención al entrar en el aula es la multitud que se formó alrededor del asiento de Christina, junto al mío.

«Hola Chris, ¿dónde vives ahora?»

«¿Por qué has venido a Japón?»

«¿Taa… Taakoi, Myuu?» (Christina)

Christina está siendo atacada por preguntas de chicos calentorros en medio de su adolescencia y chicas que parecían estar interesadas en ella. Algunos de ellos incluso intentan lucir sus intentos de hablar en ruso con una mano sujetando sus teléfonos y aplicaciones de traducción.

Christina, que está expuesta a idiomas incomprensibles (incluidos los no rusos), parece que va a llorar en cualquier momento, aunque no era una persona expresiva.

Movía sus manos torpemente.

«El japonés… no lo conozco todavía. Lo siento».

Está diciendo desesperadamente que lo siente como un cervatillo que suplica ansiosamente ayuda frente al lobo. Los espectadores, sin embargo, no son conscientes de que ella está realmente en problemas, y comenzaron a gritar en rápida sucesión.

Al mismo tiempo, yo ni siquiera pude volver a mi asiento, y cuando estaba de pie en el fondo del aula mirando a Christina, ella me miró de reojo. Al reconocerme, se dio la vuelta con aspecto lloroso y se dirigió a mí desesperadamente con cara de alivio.

En ruso:

«¡Yori! ¡Yori! Esta gente da miedo».

“¡Oi! ¡Oi!”

Todos los espectadores se sorprenden ante Christina que de repente dijo algo incomprensible.

Bueno, realmente no puedo pasar por alto esta situación.

Hmm… Suspiro e intento tranquilizar a Christina por el momento.

En ruso:

«Oye Cheena. Sé que no entienden el ruso de todos modos, pero eso es algo terrible de decir». (NT: Cheena es el apodo de Christina en Russia, tal y como se explica más adelante)

En ese momento, una ola de intenciones asesinas me golpeó desde todas las direcciones.

También te puede interesar

Dark mode powered by Night Eye
0
Deja un comentario.x